La huelga de Metro

La reforma laboral de nuestro querido u odiado ZP (cada uno es libre de decir si le gusta este presidente o no, por mi parte no tomo bando) ha traido una serie de huelgas.

Yo estoy a favor de que la gente se manifiesto contra algo en lo que no esté de acuerdo, para eso se nos otorgó la libertad de opinión. Sin embargo, la ley declara que para hacer huelga, es obligatorio cumplir con los servicios mínimos.

En fin, parece ser que los empleados de Metro no se han enterado, ya que cerraron entero ayer martes. Miles y miles (y miles y miles y miles y miles y miles...) de personas tuvieron que cambiar sus rutinas para poder ir a trabajar (y con suerte). Autobuses y taxis quedaron atestado de personas que no podían ir en Metro.

A ver, señores maquinistas, revisores, taquilleros... yo entiendo que jode que te recorten el sueldo. Sin  embargo, me parece que el usuario de vuestro servicio no tiene la culpa de que el presidente haya decidido que en su reforma laboral los sueldos vayan a disminuir.

Porque por esa regla de tres, coge el banco Santander y hace huelga el día 1 de cualquier mes, y sus clientes se quedan sin cobrar un puto duro hasta que termine la huelga. Hay que hacerse oír, desde luego, nunca he dicho lo contrario, pero siempre evitando molestar al ciudadano de a pie.

Además, la última vez que se organizó una huelga sin tener los servicios mínimos, a los protestantes (no, no los protestantes de religión, los huelguistas) les cayó un buen puro, así que lo mejor es protestar pero evitando revolucionar la ciudad.

Comentarios

  1. A ver, una huelga que no toca las narices no es huelga ni es nada. El día de San Juan hubo huelga de metro en Valencia y nade se dio cuenta, incluido servidor que salí de casa a la misma hora de siempre y cogí el metro como si nada sucediese. Es más, este es el diálogo que tuve al día siguiente con heaven666 cuando supimos de la huelga de renfe: "heaven, ¿tu te enteraste que ayer hubo huelga del metro en Valencia?", "¿Huelga?, pero si el metro paso como siempre y no había más gente de la habitual en el anden". Esto es un ejemplo de huelga fallida.

    Los trabajadores del metro de Madrid tenían un convenio firmado, que tenía que cumplirse sí o sí o, en su defecto, renegociar y como los mandamases se negaron a volver a revisar ese convenio con un "no" rotundo ellos atacaron con otro "no" más fuerte. Aunque es cierto que según las leyes que no tenían derecho ha hacer una huelga radical, y ellos no son más que nadie para saltarse las leyes, y comprendo las molestias vividas por los ciudadanos y se lo mucho que (permitame esta salida de tono) jode llegar con horas de retraso al trabajo o lugar de estudio (con los perjuicios que ello conlleva) para el trabajador o estudiante.

    Bastante van a pagar ya lo que han hecho por los despidos y sanciones que se van a producir como para que los que lo vemos desde fuera opinemos con ligereza del asunto, pero le recuerdo que los mayores avances sociales llegaron porque los trabajadores decidieron cruzarse de brazos y no hacer nada hasta que se les escuchara.

    ResponderEliminar
  2. Coincido con el Sr Nocivo: Lo normal en una huelga es dar por culo (Yo no soy tan sutil como nuestro buen Sr). Si cuando intentas conseguir algo por las buenas no te hacen caso... ¿Verdad que luego te indignas y no te queda otra que probar por las malas?

    Cierto que me sabe mal por la gente de a pie, como vosotros decís, pero así se nos consciencia de que la culpa de todo la tiene este gobierno de mierda que solo se preocupa de quedar bien económicamente ante el resto de países.

    No se, esta es mi opinión, y no obligo a nadie a que coincida conmigo, solo digo lo que pienso y espero que se respete.

    ResponderEliminar
  3. Una huelga que no moleste al ciudadano? Y entonces para que haces huelga? Eso son vacaciones

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comenta, opina, lee otros comentarios y líala parda...