Ley Sinde

Antes de empezar, quiero presentar el nuevo diseño del blog, un diseño a la antigua... a la antigua versión del blog, quiero decir: fondos blancos y cabecera en azul. Simple y eficaz.

David Bravo, principal
opositor de la Ley Sinde
Ahora al grano. Aunque me alivié al saber que la Ley Sinde (también llamada Ley de Economía Sostenible) se suspendió, no hay que olvidar que aún no está todo ganado, el día 18 será llevada al Senado, y una vez más, estaremos en peligro de que sea aprobada.

Para aquellos aislados de este asunto, resumo rápidamente en qué consiste la ley, o más concretamente, en el campo de la informática, que es el que me interesa: eliminar el P2P (Peer to peer), es decir, si esta ley se aprueba, se acabaron las descargas por Internet. Internet dejará de ser un medio libre, como tantas y tantas cosas que están perdiendo la libertad que antes poseían.

Aunque muchos actores, cantantes, etc. se han molestado por esta suspensión, no todos piensan lo mismo. La propia Microsoft está en contra de estos ajustes (y luego dirán que sólo piensan en el lucro y en la privatización del software y en no se qué zarandajas)... El mismo Miguel Bosé salió quejandose por que la piratería dañaba al negocio de la música.

Bueno, para esto, voy a ir por partes, como dijo Jack "el Destripador". Antes de nada me refiero al grandioso David Bravo, un abogado especializado en propiedad intelectual que defiende el derecho a compartir datos por Internet.

Este abogado explicó el pasado febrero de 2010 que en los casos de descargas que se detenía a gente por el intercambio de archivos, les soltaban porque los jueces no encontraban delito en ello y lo que se pretendía era cambiar a jueces por instituciones privadas.

Volviendo al tema sin desviaciones, si esto se aprueba, la Sociedad General de Autores podrá cerrar webs sin pasar por el juzgado. MegaVideo, CineTube, y tantas y tantas páginas, cerrarán. Incluso YouTube se verá afectado.

Pero, ¿es la piratería tan mala como la pintan? ¿Es tan grave que la gente se baje un CD de música? Pues no, y el que diga lo contrario, miente cual bellaco.

Este mismo abogado tiene varios ejemplos que voy a exponer. El primero, el suyo propio: en 2005 escribió un ensayo llamado "Copia este libro", que bajo una Licencia Creative Commons (permite dar derechos de copia), lo puso al público en un formato físico estándar (un libro) y un formato digital de descarga gratuita (PDF). Él mismo dijo que esto había promovido la venta del libro, en lugar de hacer que se vendieran menos ejemplares.

Otro ejemplo que puso fue una gráfica, referida al concepto de la música: con la piratería, las ganancias de los artistas subían mientras que las discográficas bajaban. Así que este es el punto: ¿la piratería perjudica a los autores... o a la industria? Lógico, a la industria, y es la que intenta frenar el avance porque, básicamente, se niegan a cambiar el modelo de negocio, que es lo que podría evitar tantos problemas de si "piratería" o "copia privada".

Además, esto es lo que hace que aumente el número de gente que va a ocnciertos, y además, la "piratería" hace que los artistas se vean obligados a dar conciertos para comer. Antes, si uno decía "voy a trabajar" era ir un día a la discográfica y a vivir de los beneficios un tiempo. Sin embargo, a la gente le gusta el directo, que es lo que se consigue con esto. Y también, es una buena criba: cantante que no da conciertos, cantante que se va a tomar por saco.

Muchos autores, hace un tiempo, se manifestaron en contra de la piratería. No recuerdo quien, pero fue una artista la que dijo "¡Por culpa de la piratería nos morimos de hambre!". Yo la hubiese creído... de no ser porque la muy desgraciada acudió en un Mercedes a la manifestación. Más que por la piratería yo digo que ya es cosa de los lujos que te permitas.

Y luego están los videojuegos. Manuel del Campo, director de Hobby Consolas, publicó en su blog de HobbyNews quejándose de la negativa a Sinde porque la industria de los videojuegos pierde mucho por esto... y yo digo: ¿porqué ocurre esto?

Básicamente, opino que la gente está sin un puto duro (y perdonad la expresión, pero es la más fina que he encontrado) y por tanto, no puede permitirse gastarse 40, 50, 60, 80 euros en algo que van a usar dos semanas, hasta que lo terminen.

Eso no significa que no haya que pagar, pero la cuestión está en que los precios se adecúen al bolsillo del público. Y por otro lado, si la gente lo baja, significa que les gusta: ¿que mayor satisfacción que la de un trabajo que guste a la gente?

En fin, ahora sólo queda esperar a que entren en razón y anulen la ley o nos veremos metidos en la mierda.

Comentarios