Cómo ha cambiado la tele...

Como cambias...
Hace tiempo llevo dando vueltas al asunto de cómo ha cambiado la televisión. En sólo 10 años, desde el 2000 (antes no me llega la memoria) hasta la fecha de hoy, parece que sólo se mantienen los Simpson a la hora de comer.

De la programación antigua a la actual, apenas se mantienen cosas en TV. Esa mención a los Simpson, como mantenidos, no es del todo cierta: ha bajado la calidad en las temporadas, aunque ya hablaré de ellos algún día más en profundidad.

De las series, tampoco quedan muchas. Un ejemplo de serie mantenida, es por ejemplo Cuentamé cómo pasó, que nunca me ha dado por ver, pero que sigue y sigue... es como una pila de Duracell.

CSI es otro ejemplo claro de supervivencia en televisión, todo un logro, sobre todo para ser emitida en Telecirco. Y ya, creo. Por lo demás, sólo sobreviven series como muy jóvenes de 2004/2005.

La parrilla ha cambiado mucho, pero, lamentablemente, a peor. Sí, porque en cuestión de series, sólo tenemos eso. No obstante, otros ámbitos han sobrevivido: programas basura, por supuesto.

El ganador, por excelencia, Gran Hermano, cuyos motes preferidos para mi son Gran Marrano y Gran Hermanastro. Empezó como experimento sociológico, y dado lo que a Telahínco le gusta el morbo, a pasado a ser más morbo y fuente de ingresos, como siempre. Como dijo David Bravo en su Twitter:

Claro que Gran Hermano es un experimento sociológico, solo que las conclusiones que pueden extraerse del mismo no versan sobre los que están dentro de la casa, sino sobre los que están fuera mandando mensajes para salvar a fresita.
Operación Fracaso Triunfo podría ser otro ejemplo. De La1, a Tele5, donde ha terminado estrellandose. Era de esperar, los formatos se desgastan, de ahí los intentos desesperados de cambios en la casa del choteo.

Y por supuesto, Aquí hay tomate. ¿Cómo que no? Una mierda con otro nombre no tiene mejor olor. Xq no te callas fue su resurrección, y Sálvame es el experimento sin fallos de clonación, como los de la oveja Dolly, pero sigue siendo lo mismo, con una sutil diferencia: antes los jóvenes veíamos dibujos, y ahora se están enterando de todo lo que pasa en la television como unas auténticas marujas.

Por lo menos las féminas, los hombres, EN SU MAYORÍA aún nos mantenemos al margen de esto, aunque lamento decir que hay algunos que ya están enganchandose a esto.
Triste es pasar de ver esto...


... a esto
Una auténtica pena. Espero que los 10 años de telemierda hayan terminado de una santísima vez. Y si no, siempre nos queda Internet, lectura, paseos, etc. Lo que sea para que eliminen esta mierda de parrila.



Comentarios