La velocidad de los casos en España

Llevaba ya tiempo queriendo publicar esta entrada, pero una vez más, se me juntan los días de ganas de no hacer nada con los que no tengo tiempo y los que no estoy inspirado.

No obstante, a estas horas de la noche (23:28 del día 24 a la hora de escribir, aunque la publicación se hará a las 09:00 de la mañana del día 25) he decidido obligarme, aunque sólo sea para quitarme la entrada de en medio, y recuperar un poco el movimiento blogger tras casi un mes desaparecido. Otra vez. Soy incorregible, un desastre...

Bueno, aquí a la derecha he añadido una imágen de la revista El Jueves acerca del caso Bretón. Totalmente de acuerdo con ella. De informarnos, hemos pasado al morbo, algo que el ser humano lleva, lamentablemente, en su genética.

Sin embargo, lo realmente preocupante, no es el hecho de que le den bombo y platillo a estos temas (¿en qué trabajarían los tertualianos sin estos programas?), sino en el escándaloso hecho de que se haya tardado un año en empezar el juicio. Otro tanto para el caso de Marta del Castillo, que, desaparecida en 2009, se tardaron más de tres en hacer las condenas.

Sin embargo, como ha circulado por las redes sociales, una mujer que robó en el supermercado para dar de comer a sus hijos, ha tardardo tres días en ser citadas.

No puedo evitar preguntarme, una vez más (cada día, hay algo que me obliga a hacerlo)... ¿en serio? Es decir, todos los estafadores, timadores, gentuza, chorizos (comúnmente denominados políticos se apropian de millones y no hacen nada... los casos de asesinato tardan meses y años en declarar sentencias... y una pobre mujer agobiada por la crisis le hacen esto?

Sí, en efecto, porque parece ser que así es España. Pues nada... a este ritmo, los casos van a acumularse hasta decir basta. Para estas cosas... personalmente optaría por adoptar la Ley de Juicios Rápidos del videojuego Phoenix Wright Ace Attorney. ... Sí, ya sé que esto último puede sonar raro, o incluso ridículo para un tema tan serio, así que me explicaré.

Esta ley (cuyo funcionamiento ya definí en una Wiki acerca del tema, y por tanto repetiré aquí) iría así: dada la alta cantidad de juicios interminables y todos los que quedaban en pausa, esta ley obliga a que los juicios duren un máximo de tres días.

Esos tres días deberían ser inflexibles, y si no hay pruebas, condena de culpabilidad. Lo se, resulta extremista (de hecho, en la realidad del videojuego, prácticamente todos los juicios terminan con condenas de culpabilidad), pero este tipo de casos, y más en los que los testigos e imputados se niegan a cooperar, sería la única forma de tratar con ellos.

Peeeeeeero... hay un problema. Ese problema es que la justicia, actualmente (y PRESUNTAMENTE) es igual para todos. ¿Y eso es un problema? ¡Claro que sí! ¿Cómo va a ser lo mismo aplicar un sistema a un asaltabancos o un corrupto que para un simple caso de hurto menos en el Ahorramenos?

Modifiquemos el Código Penal, hay casos y casos, y no todos pueden ser tratados iguales, y cada persona y caso tiene una serie de matices a tener en cuenta. Y si no... ¿de quién pensáis que fue la culpa de que la señora robase en el súper... o mejor, borrad eso: de quien fue la culpa de que la señora tuviera que robar en el súper? Ahí lo dejo.

Comentarios