Si yo dominara el mundo...

Es curioso el título de la entrada, ¿verdad? Pero claro, estuve el sábado teniendo una conversación por Twitter con @MrAndreievich, y en cierto punto salió el tema de dominar el mundo. Afirmé en broma que yo lo controlaría todo a voluntad.

Pero uno lo piensa fríamente. Muchas veces veo esas frases de no, yo si dominara el mundo sería alguien justo, o si fuera el amo del mundo acabaría con las injusticias. Cosas así las hemos oído muchos, ¿no?

Pues vamos a ser sinceros: YO NO. ¡Yo no! ¡Ni yo ni los que van de buenos asegurando que van a impartir justicia y que van a crear un mundo mejor! ¡Utopía barata!

Siendo idealistas, yo digo: "sería lo justo, ¿no?" Pero ¿desde cuando la vida es justa, señores? ¡Nunca! Y eso no cambiaría si alguien llegara al poder. Ni yo mismo. ¿Yo llego al poder? ¡Todo el mundo a mis pies!

¿Por qué? Porque el poder corrompe, amigos, esa es una realidad. Corrompe. Y no digo que al principio de la dominación no puedas ser justo y todo lo que tu quieras. Pero habrá quien no esté de acuerdo con tu mandato. En ese momento, ya tendrías que hacer algo para mantenerte en tu puesto. Y como somos humanos, el instinto básico para ello es eliminarlos.

De ahí a pasar a palabras mayores, hay poco. Eso sí, no hay que olvidar que la gente con poder puede terminar consumiéndose o ser derrocados. Y eso debe ocurrir. ¿Por qué? Porque pese a las ganas que tengo y tenemos todos, nadie merece dominar el mundo. Ni yo, ni tú, ni nadie. Porque el ser humano es egoísta, y ante todo piensa en sí mismo. Hasta el más desprendido busca algo. Aunque sea reconocimiento, o sentirse bien consigo mismo, pero todos nos movemos al menos en parte por nosotros mismos y al resto que les jodan.

Y sí, ¿yo domino el mundo? Familia y colegas privilegiados, hoygan. Bien al que le gustara, bien al que no, pero ese haría lo mismo. Y ojo, que soy de España. Y aquí sabemos muy bien lo que es el enchufismo. Todos lo criticamos, pero si pudiéramos, haríamos lo mismo. Y el que lo niegue, miente cual bellaco.

Comentarios