El placer de escribir

La verdad, hablo varias veces del placer que da leer. Y aunque este es, el que en realidad, nos define, hay otro que también ayuda un montón: escribir.

Si empecé este blog allá por el 2009, fue precisamente porque me gusta escribir. Puede parecer una obviedad, pero realmente es así. El gusto que tengo por escribir me viene de niño (gracias a MEV, tengo una imaginación bastante desbordante, e ideas nunca me han faltado... otra cosa es que sean buenas, o que me anime a ponerlas aquí). De hecho, me gustaría poder una escribir una novela decente. No algo espectacular, simplemente algo que pueda gustarle a la gente como me gustaría a mí escribirla.

¿Y por qué escribir? Para volcar mis ideas, para animarme a trabajar la mente, para desarrollar mis capacidades lingüísticas. Pero llevo un año bastante profundo en el que no he hecho otra cosa. Bueno, eso es mentira, he hecho más cosas, pero escribir, nunca me ha faltado. Y he podido probar varios estilos: narrativa general, erótica, crítica de series, artículos de opinión... Y todo ello en este reducido espacio.

Y no sólo aquí, uno se mueve por los foros, por Twitter (donde la longitud de los textos quizá no merece una entrada propiamente dicha, pero me gusta que quede escrito en algún lado y compartirlo con el mundo), creciendo. Por no hablar del beneficio que me trae a la hora de practicar la ortografía, un tema con el que siempre me ando con pies de plomo, y cuando escribo textos, más todavía. Es una afición la que tengo por el mundo de las letras, aunque también tengo claro que no quiero especializarme. Es un pasatiempo, algo que me hace disfrutar.

Como todo, mis textos pueden causar controversia. Y tengo que admitir que en cierto modo es adrede. No porque me guste causar polémica, es porque las cosas las pienso así. Escribo pensando en mí. Sí, por muy ególatra que pueda ser eso, pero es la verdad. Prefiero no detenerme a pensar en el "qué dirán". Porque si yo lo hiciera, si aquel lo hiciera, y si todos lo hiciéramos... Internet sería un yermo. No habría nada en él. No podríamos escribir nada.

Y quizá no he sido políticamente correcto, pero tampoco he pensado en eso. Estoy en mi espacio. Y aquí es como si me paseara desnudo. Otra cosa es que me de por criticar a una banda actual X y en lugar de ponerlo aquí, me fuera al foro oficial de dicha banda para tocar los cojones al personal. Ese no es mi estilo.

Y además, qué demonios, que escribir y soltar las cosas relaja mucho. Ponerse delante del ordenador, e ir desarrollando las ideas es realmente placentero. ... Exceptuando cuando nos quedamos en blanco, algo que, lamentablemente, ocurre con más frecuencia de la que pensamos. "Esta idea va a estar genial, hago esto esto y esto otro y... [Me sitúo en el ordenador] ¿Y cómo cojones empiezo? Aquella tarde de invierno... No. Era muy tarde cuando... No. Venga, joder, que tú puedes... ¿Y si pongo...? El asesino salió de la casa con el cuchillo en ristre... Joder, no me convence... ¿Y qué era lo que había pensado yo?"

Y así varias veces. Incluso días que me siento delante del ordenador cuando no tengo ideas y no se me ocurren. O cuando se me ocurren ideas y, al contrario, no estoy con la máquina delante. Pero por lo general, el resultado de las cosas que escribo me gusta mucho (en caso contrario, no me animaría a hacer clic en "Publicar"), de forma que el esfuerzo vale la pena. Y cuando las ideas vienen fluidas (un claro ejemplo, el análisis del año pasado a 'The Walking Dead'). Pues más todavía.

Con todo eso, he logrado además mucho desahogo. Aunque no lo parezca, volcar ideas en una página (me serviría igual un folio, pero me da demasiada pereza escribir en "analógico", tardo más y mi caligrafía es muy mejorable) me resulta muy gratificante y relajante. Claro que, tiene un precio, que es que alguien te diga que no le guste. Pero es una tasa común para todos, yo lo acepto... y continúo escribiendo para mi. Muy sencillo.

Animo a cualquiera que lo intente. En serio. Ideas hay muchas. Y puede que alguna cale lo suficiente en la gente para que pidan más. En cualquier caso, un saludo, y hasta la próxima entrada.

Comentarios