Entradas

Mostrando entradas de julio, 2014

"Ou may god" (9)

Amanece un nuevo día. El sol pega con fuerza en las ventanas de Empre S.A., pero por algún milagro hecho por un ser todopoderoso, como el Monstruo del Espagueti Volador, Pablo Iglesias, o los guionistas de 'Lost', nos han puesto unos toldos blancos la mar de majos en el nuevo despachito.

Porque sí, nos han movido a una sala algo más grande para dejar los servidores donde estábamos antes. Con el mismo mobiliario, pero no hay nada como una silla cuyo asiento ya tiene el molde de tu culo tras varios años. Y todo sea dicho: no hay nada mejor que volver de las vacaciones y toparte con ese ambiente tan amplio. Sí, me he tomado una semana libre. No me gusta pillarme las cuatro semanas de golpe, que me aburro. Sí, he ido a la playa. Y sí... Dalia se ha venido conmigo. Y nos lo hemos pasado bien. Pero eso no tiene por qué saberlo nadie de la oficina.

El tema es que al principio ni nos planteamos irnos juntos. Pero, ¡oh, otro milagro! Aparte de Enchufe, hace poco contrataron otra person…

Vergüenza mediática

Poca razón le faltaba a Ska-P cuando cantaban "si te sales de la lista, te convierto en terrorista". Ha sido acojonante que, desde que Podemos se llevó cinco escaños en las Europeas, los medios de comunicación se han volcado con él. Concretamente, se han volcado en echar mierda hasta en el vaso de agua donde bebe Pablo Iglesias.

Y no hablo de ir diciendo que compra la ropa en Alcampo, sino de una cantidad de barbaridades que no se si me debe entrar la risa o la mala ostia cuando leo según qué soplapolleces.

Porque, para empezar, a muchos les importaba un carajo lo que hiciera este tío antes de las elecciones. Apenas se le conocía, salvo los que vieran programas como La Sexta Noche, o El gato al agua. Era uno que iba, opinaba, y poco más. Pero de pronto, ¡bum! En el plazo de pocos meses logró que el partido Podemos tuviera más de un millón de votos.

En ese momento saltaron las alarmas. Los medios de comunicación, controlados por los de arriba (y no diré nombres. Uno, porque n…