El amigo informático



(si tienes problemas para ver la foto, pulsa aquí y asunto arreglado)

Dejaron un comentario que me sorprendió en el último capítulo de "Ou may god". Lo que me planteaba era que "resulta irritante como estos relatos dejan como monos retrasados a todo aquel que no sea informático. Es solo ficción o tu piensas así?". Obviamente la respuesta es no. No pienso así. La gente se puede manejar más o menos con el ordenador. Ahora bien: si tuviera que exponer mi verdadero punto de vista en mis escritos, serían muy diferentes.

Hay un problema para los informáticos de este país... una epidemia que produce que cuando la gente se entera de que eres "informático", automáticamente te asigna la palabra "gratis". Como si fuera parte de tus títulos o algo así. Pues es hora de que esto vaya cambiando. Nadie, insisto, NADIE, lo puedo destacar aún más, NADIE trabaja por amor al arte.

Pero ¿cuál es el problema de este oficio? Que por lo general no es un oficio que requiera un gran esfuerzo físico. Y esto lleva a la gente a pensar que basta con que el informático todopoderoso tocará mi ordenador con su dedo índice y todo volverá a funcionar de maravilla. Si tan fácil fuera... no habría tanto informático. Con haber uno por empresa, el sector quedaría sin plazas vacantes en seguida. Y anda que no hay informáticos en paro. Y puestos sin cubrir. Y distintas especialidades. Pero bueno, que me voy del tema.

Y ahí es donde aparece la rapiña, ese pensamiento de "voy a dejar caer que he tirado mi zumo de agua sobre el portátil y no arranca, a ver si este me lo mira". Pues mira... dado que uno (aunque no lo parezca) es educado, seguramente lo haga aunque no le apetezca un carajo. Ha habido ocasiones en que he tenido que hacer un favor a gente... que ahora mismo le daría patadas en la boca del estómago hasta hacerme un agujerito en la playera. Sí, lo de trabajar gratis, lamentablemente, también es culpa nuestra. Y más desde la segunda vez que nos dejamos hacerlo. Y no estoy diciendo que me des los ochenta euros (por poner un ejemplo) que sería el equivalente en mano de obra a lo que te he hecho. Joder, un ir a tomar algo, un cine... en mi caso, si eres chica, un revolcón... coño, que eso no es pagar una reparación con sexo, es intercambio de favores.

Que muchas veces no es por la pasta. Es por el gesto. Coño, que hay gente que me comenta que le pasa una cosa, y por casualidades de la vida, eso me gusta hacerlo, mirarlo, echar un ojo, aprendo, y me puedo ofrecer yo a mirarlo sin problema. Pero insisto. El gesto.

Aquí llega la famosa frase del lissssssto. Esa de "Pero es que los informáticos trabajáis de lo que os gusta". ... ¿Y qué? ¿Qué artículo constitucional obliga a la gente que trabaja en lo que le gusta a hacerlo gratis? Otro que me toca el badajo. Esto también lo quiero decir claro:
A mi lo que me gusta es estar tumbado con un tinto de verano en una mano y rascándome la entrepata con la otra.
¿Clarinete? Que vale, que la informática me gusta, pero principalmente para hacer lo que me gusta y no lo que me mandan otros. Cuidao, que hay diferencia. Y no es precisamente sutil.

Más del tema. Un concepto que no parece entender algunas personas tampoco, es que que haya un ordenador de por medio no requiere exclusivamente conocimientos informáticos. Ordenador ≠ se requiere título informático. El ordenador de la caja de un supermercado, por ejemplo. El ordenador que controla una línea de montaje, otro ejemplo. Son cosas que no se enseña a la gente salvo en el puesto de trabajo. Esto puedo decirlo perfectamente con otra frase: un informático no conoce ni tiene por qué conocer cada programa que existe y cómo debe utilizarse. Hay infinidad de ellos, para infinidad de usos. Ni los conocemos todos ni queremos, gracias. Interesan los que nos toca usar para realizar nuestro trabajo. Punto.

Y hay casos mondantes en esto de "pues vaya informático que no sabe usar el Word". Un colega que tengo, administrador de sistemas, no, no sabe hacer documentos bonitos con fondo rosa fantasía y que en cada hoja aparezca el conejito de Duracell al lado del número de página. Pero en su campo es una máquina, y ya me gustaría a mi llegar a ser la mitad de bueno que él. De hecho mis conocimientos de informática son de varios campos y tengo que empezar (a la de ya) a especializarme por uno, pero eso es otro tema. Tenemos que saber de aquello, principalmente, que nos va a dar de comer.

Habiendo soltado ya toda la bilis que tenía dentro, vuelvo a pensar en frío. Y pese a todo esto, admito que volvería a empezar de cero mis estudios de informática. Como experiencia, bastante buena, enriquecedora... Pero también que realizaría varios cambios. Aunque eso ya... os lo cuento otro día. Buen finde.

Comentarios

  1. Pues tienes razón, normalmente solemos aprovecharnos del amigo informático... y si no tenemos uno lo buscamos desesperadamente.
    Es evidente que un favor hay que pagarlo de alguna manera, ya sea con otro favor, un gesto o dinero, pero hay mucha gente que piensa que por trabajar en "lo que te gusta" no haces tanto esfuerzo, ya sea físico o intelectual, como alguien que no trabaja en lo que le gusta y que por ello mismo disfrutas de hacerlo gratis, porque encima te hace un favor al darte faena para que te entretengas. Si a tú amigo mecánico, al que le encanta todo lo que tenga que ver con la mecánica y los automóviles, le pides que te revise el coche gratis, ¿lo hará? Pues no, pues esto es lo mismo.
    Hay que cambiar esta mentalidad, pero es difícil porque somos muy cómodos, tanto los que pedimos el favor de gratis, como los amigos informáticos (o ilustradores, artesanos, pintores, etc) que deciden tener el gesto con su amigo para conservar la amistad.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comenta, opina, lee otros comentarios y líala parda...