AdwCleaner



No soy muy amigo de regalar consejos. Ni de publicar dos entradas en un día. Pero en vista de una experiencia reciente, me veo un poco en la obligación de hacerlo. La anécdota:

Estaba ayer tan tranquilo accediendo a mis webs habituales, y de pronto se me reinicia el navegador. Sin comerlo ni beberlo, se reinició sólo y se había instalado una cosa llamada Delta Homes, un software legal, pero considerado "secuestrador de navegadores".

Mi reacción natural fue intentar volver a poner mis navegadores en orden. Pero cada vez que lo reiniciaba, era como eliminar a hachazos la escoba de "Fantasía 2000", se regeneraba sólo. Leí mucha documentación al respecto, que decían todos los (lentos) pasos (manuales) que seguir para eliminar el dichoso programa. Ya no por considerarlo como un virus o no, sino por el tema de la privacidad de los datos (ironía: soy un usuario de Firefox que usa todos los servicios de Google). Pero tenía que eliminarlo, y rápido. Se me habían infectado también el Explorer y el Chrome. Malo, malo... ni siguiendo los pasos recomendados me libraba de esa "mosca cojonera".

Considero que, incluso tratándose de un website en teoría legal, el resultado de lo que me pasó en la web no era precisamente lícito (los que en circunstancias similares hayan sido saboteados por el "virus de la policía" -que aprovecho para deciros que no es la policía de verdad-). Menos aún cuando el antivirus hizo un par de detecciones. Y entonces encontré un pequeño software recomendado en una web.

AdwCleaner se llama, y hace una limpieza general de todos los adware que detecta en el ordenador (incluyendo a los amigos de Delta Homes, como pude comprobar). No me terminaba de convencer (se me mete un programa que a saber qué riesgo para mi ordenador implica y yo iba a ejecutar uno así, al tuntún). Pero decidí probarlo, como dicen que hay que hacer en esta vida. Ejecuté, y tras unos minutos de limpieza, me pidió reiniciar. Pues reiniciamos.

No muestro el .txt que me mostró porque ya lo cerré, pero estaba manchado hasta las claves de registro (traducción para no informáticos, los archivos de configuración del ordenador más importantes, y quien los toque sin tener ni idea, se puede ir despidiendo de usar su ordenador... y pasar por caja para reparar el estropicio). Hasta ahí llegó la "coñita" del programa. Afortunadamente volví a abrir los navegadores y todos habían vuelto a la normalidad.

He leído muchos consejos sobre "cuidado de donde te bajas las cosas", etc. Lo "gracioso" es que no fue ni siquiera una descarga, sino entrar a un lector online. De la misma forma que a muchas personas, navegando, se han topado con el virus de la policía que he mencionado arriba (normalmente, se pueden evitar sus efectos de una forma poco ortodoxa: quitarle la corriente al ordenador antes de que se infecte). Y ni siquiera me bajo programas pirata, vamos.

Os dejo el enlace al programa (no necesita instalación, es portable) y recomiendo su uso regular (y especialmente, en caso de que se haya dado la infección)


Con esto, sí que sí, me despido por hoy. Un colon ordenador limpio es una cosa menos de la que preocuparnos.

Comentarios