Nano

¿Qué tendrá Robin Cook, un doctor que escribe novelas, para enganchar a un informático, que sólo entiende de virus no orgánicos? Pues a mi que me engancha, incluso cuando pone de protagonista a un ser irritante.

Pues mi lectura más reciente, interrumpida por el periodo estival, ha sido Nano. Publicado en 2012, secuela de su novela anterior Polonio 210. Hay que admitir que puede no ser la mejor novela de Cook. Pero quizá no tanto como para que en GoodReads la estén  con 1 o 2 estrellas los más recientes. Yo un poco más, por llevar la contraria. Y porque suelo disfrutar más de lo que leo. O de casi todo lo que leo.

Entrando en materia, Nano es una novela que nos re-presenta a Pia Grazdani, trabajando para la corporación Nano, dedicada a la nanotecnología médica. Su trabajo es lo único que parece preocuparla, más allá de relaciones sociales y tener vida fuera del trabajo. Además, Pia es la denominación de cabezota (como nota, es su personalidad lo que más he visto que irrita a la gente, pero en mi caso... no sé, es ficción, mola).

A la vez, Pia es cortejada acosada por su jefe, Zachary Berman, fundador y director de Nano, un hombre acostumbrado a salirse con la suya y que la experiencia al ver a su familia consumida por el alzheimer lle llevó a entrar en el campo de la medicina para luchar contra dichas enfermedades con la nanotecnología. La financiación y los medios los obtiene del gobierno chino.

El meollo de la historia empieza el día en que Pia, al salir por los caminos montañosos que rodean Nano, se topa con un corredor chino tendido en el suelo, muerto. Llamando a emergencias, el chino termina despertando como si no pasara nada. En Urgencias, conoce al doctor Paul Caldwell, momentos antes de que el personal de Nano se presente allí, reclamando la custodia del corredor chino. Pia empieza a ver algo extraño en el modo de funcionar de su empresa y decide investigar.

Como argumento, se podría decir que "uno más", pero aún así se trata de una lectura amena y movistar. Pia también está acostumbrada a conseguir lo que quiere, y hace todo lo que puede (y más de lo que debe) para averiguar qué secretos esconde Nano, para lo cual deberá aprender a manejar a su jefe, que parece perdido por ella.

Ya al margen de la historia propiamente dicha, Cook siempre deja en sus textos el debate moral sobre el uso de según qué tecnicas y qué ensayos para "el bien común", como se ve reflejado en los constantes intentos de Berman de que sus ensayos funcionen y pueda aplicar su tecnología al campo que más le preocupa. Los límites de la moral. Que por supuesto, cada cual tendrá los suyos (aunque hay unos que están "socialmente aceptados y normalizados").

Nano constituye a su modo de un toque de atención sobre este tema, así como explorar las posibilidades que tiene la nanotecnología en el campo de la medicina, tales como extirpar tumores y demás elementos dañinos del organismo, entre otros posibles usos, así como de las consecuencias de querer actuar libremente sin nadie que nos de apoyo o le brindemos nuestra confianza.

Grande, Cook. Y cómo me revienta no poder hacer reviews en condiciones destripando el argumento, cohone.

Comentarios