Desintoxicación mediática - Un mes después


Hace ya un mes dije que tenía como objetivo alejarme lo máximo posible de las noticias. No tenía interés en pasar tiempo leyendo titulares que me indignaban, noticias que me enfadaban, sucesos que me tocaban las pelotas. Y llega el momento de hacer una pequeña valoración al respecto de la experiencia:

Maravillosa.

En este mundo que el ser humano ha enmierdado, pasar un tiempo alejado de un mundo mediático también hecho mierda. Obviamente, era imposible no enterarse de algunas cosas. Pero mantenerse a una distancia prudencial ha sido algo muy positivo.

Principalmente, enterarme de tan poco ha ayudado a moderar mi enfado con las noticias. Se leen desde un punto de vista más sosegado, más racional. Siguen muchas veces tocando los cojones, pero en general, provoca bastante menos enfado, algo que sin duda debe agradecer mi sistema nervioso.

También ayuda para ver cuales son los filtros de la gente. Cuales son los temas que se hablan en más mayorías. Desconozco si eso es algo positivo o negativo, pero desde luego, la cantidad de información que me ha llegado ha sido siempre la más sonada.

Por supuesto, ahora toca volver a empaparse un poco más en lo que va sucediendo en el mundo. Pero intentando mantenerme en esta especie de estado zen en el que me encuentro. No sea que en una semana vuelva a estar desquiciado por todo lo que no me he enterado en un mes.

Comentarios

  1. Pues casi te recomiendo que hagas meditación para evitar que las noticias vuelvan a ponerte de mal humor, porque el mundo va fatal y parece que no tenemos mucha intención de solucionar nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo peor es que eso repercute en las propias ganas de hacer algo, y eso repercute en las ganas de otro de hacer algo, y así hasta la última persona del planeta.

      Eliminar

Publicar un comentario

Comenta, opina, lee otros comentarios y líala parda...