Esas musas que vienen y van

Últimamente está decayendo el número de entradas que publico en el blog. La verdad, febrero me ha supuesto un mes muy perro. Estoy terriblemente vago estos días... quizá porque el ambiente de mi aula no es precisamente el más productivo (y no exagero, nos llevamos tocando los cojones a dos manos desde que volvimos en enero... hasta que se nos ha juntado todo, claro).

Otro tema que también estoy pasando es que ha vuelto la falta de inspiración o quizá simplemente le ha apetecido irse de vacaciones al Caribe sin contar conmigo. Pero sí, mis poderes creativos están algo mermados. Aunque lo de distraerme con frecuencia se mantiene.


Pero sí, después de mucho tiempo con esto del blogging (que bien queda esa palabra), y aunque intento escribir sobre actualidad, sobre temas que me molan, e incluso hacer algo de narrativa (erótica, pero narrativa al fin y al cabo), aunque incluso en esto estoy fallando:


Mi intención era esa, pero me parece a mi que de aquí al viernes no voy a tener el capítuloooo... ¿5, me parece? Bueno, el que correspondiera. Porque tengo la idea base clara. Me falta la yema ahora saber como llevar esa situación a la cama. Estoy por montar algún hastag en Twitter para que me propongáis ideas. Total, cosas más absurdas se han visto.

Además, desde que hemos empezado un proyecto para Microinformática me paso el día con esa pregunta que uno se hace en estas situaciones, que es cómo cojones lo engordo. He pensado de todo, he puesto información básica, medio avanzada, y aún así parece que me sigo quedando corto, resulta irritante. Sobre todo porque si tengo ahí la cabeza, la musa de la inspiración se va de cañas y a mi me deja en casa.

También hay que añadir el sueño que arrastro estos días. Quizá porque después de un año y medio en el Ciclo Formativo necesito hacer un cambio de aires (qué bien me van a venir las prácticas en empresa, hasta cierto punto) porque tendré poco aguante, pero la rutina empieza a devorarme las entrañas.

En fin, confío en que la llegada de marzo arregle esta desesperante situación, o al final veo que terminaré haciendo algo como Sherlock para combatir el aburrimiento.


Comentarios