Sin series



¿Sabéis esa sensación cuando terminas un libro? Los que leemos sagas siempre tenemos la cosa del "Bueno, a por el siguiente". Pero cuando ese "siguiente" aún no se ha publicado, sientes dolor, se alinean los planetas, y el bipartidismo recupera el poder mágicamente a pesar de las últimas elecciones.

Pues algo parecido ocurre cuando las series televisivas, esas que tanto ayudan a pasar un rato de ocio (desde unos minutos a maratones de horas enteras), que ya han cerrado temporada la gran mayoría de series que tengo el gusto de seguir. Y me apetecía comentar un poco  por encima las temporadas de las mismas.

The Big Bang  Theory cerró recientemente su octava temporada. Es indudable que la serie dista de ser lo que era al principio, pero aún me sigo riendo. Sheldon continúa insuperable, y se van corrigiendo errores que se han cometido: más chistes relacionados con la ciencia (que se habían perdido), que Penny, pese a no ser una "cerebrito", haya dejado de ser una paleta,... Además, el durísimo palo del fallecimiento de Mrs. Wolowitzm a quien se echará de menos por la serie. Una temporada bastante buena, aunque el episodio final deja, una vez más, un toque de amargura.

Broadchurch la conocí el año pasado, uno después de su estreno. Este año han estrenado una segunda temporada que ha mantenido el nivel, continuacndo una historia que quedó perfecta, añadiendo nuevas tramas, y relación con el pasado. Las series británicas tienen calidad, y Broadchurch ha sido el ejemplo de ello en todos sus 8 episodios de la temporada.

Castle. Simplemente por el meme de Hi, I'm Crichard Ratchle de la temporada ya ha merecido la pena, hay que reconocer que es una serie que ha madurado con el tiempo. Empecé viendome las cinco primeras temporadas del tirón, pero es ahora cuando más me engancha. Unos guiones que mejoras, unas tramas estupendas (especialmente las que no tienen casos de relleno), aunque la explicación de la desaparición del escritor deja con cierto mal sabor de boca. Hay renovación, a´si que pueden mejorarlo.

How to get away with murder, traducido libremente al castellano como Cómo defender a un asesino ha sido el programa estrella de la noche de los jueves estadounidenses. Una genial historia que sigue a los estudiantes de derecho de la abogada Annalise Keating. Sus quince episodios de la temporada nos hacen recorrer los sucesos acontecidos desde la muerte de Lila Stangard, un misterio que intentará ser resuelto por ellos. Amor, sexo, amistad, traiciones, un cóctel explosivo para una serie cuya segunda temporada aguardo impaciente.

Elementary también ha cerrado temporada. La mejor hasta la fecha, si se me permite. Continúa teniendo episodios de relleno, pero los personajes tienen identidad propia, y de poco sirven ya las comparaciones con la Sherlock británica. Una temporada con dos mitados bien diferenciadas, cada una estupenda, y con un cierre sobrecogedor sobre la abstinencia de Holmes.

Wow, son unas cuántas series, ¿no? Pues aún no he terminado.

La que se avecina, una serie que nunca me cansa. Si bien es cierto que algunos episodios han sido un poco extraños, el capítulo 100 de la serie fue una pasada (sí, una pasada, le joda a quien le joda). Algnos personajes han sido llevados al extremo, pero siempre tienen cierto punto de hilaridad. La temporada ocho ha sido muy bien llevada, y mientras quede trama, continuaré con la serie que tantas risas me proporciona.

Los 100 ha sido otra serie redonda. Cautivado por la primera temporada, la segunda ofrece una revisión de cómo tres pueblos diferentes entre sí se alían y se traicionan para salvar a la gente. Un elenco muy bien llevado (otorgando el liderazgo a dos mujeres, curiosamente), cuyo objetivo común pende de un hilo mientras luchan por no ser capturados. Giros inesperados, sorpresas... y una tercera temporada que podría ser el broche perfecto para terminar.

Sleepy Hollow ha sido seguramente la serie que más me ha flojeado la temporada. Quizá porque los avances en su trama no eran tan significativos para una serie que pintaba tan bien, aunque muchos episodios han sido de aplausos. Quizá el cambio de showrunner le siente bien a la serie, de la cual espero una mejoría en la nueva temporada. O eso, o que hubieran cerrado en esta segunda.

Thw Walking Dead sólo ha tenido dos episodios flojos esta temporada. No son pocos los que afirman que la serie mejora con cada temporada, y yo lo corroboro. Es como el buen vino. Una serie tan despiadada como siempre, en la que cualquier personaje puede morir. Las tramas anteriores han llevado al grupo al borde de sus límites, y ni siquiera en los supuestos paraísos de paz la encuentran. Ansioso por la sexta temporada, y el spin-off.

Y Érase una vez, que al tener tilde la app me la pone al final de la lista. La temporada, como siempre, dos mitades. Una mejor que otra. Y aunque la trama de Frozen les quedó bastante bien para mi gusto, la segunda, más oscura, y llevando a muchos personajes a su lado más oscuro le han dado una temporada de muy buena calidad. Y por su cierre, la quinta va a estar fetén.

Pues ya está. Ya me he desahogado, y me he quedado a gusto. Me despido hasta la próxima.
...
-¿Y no vas a comentar nada sobre las elecciones?
¿Para qué? Si los titulares ya lo han dicho todo B-)

Comentarios