Sobre la ortografía (I)

Este miércoles no hay post sobre las series. En su lugar, vengo con una primera entrega acerca de la ortografía, un tema que me toca mucho los cojones.

Y no es por no defenderla, al contrario, creo que es, de todo lo que tenemos los españoles, lo más importante a tener en consideración. El español es un idioma muy rico, pero parece que la gente, por perrería o por incultura, se niega a usarlo apropiadamente.

No digo que nadie pueda tener una errata esporádica, porque vas rápido escribiendo y en ese momento no te das cuenta, o porque los teclados de los smartphones son una mierda, eso nos puede pasar a todos (mi Twitter está de testigo, aunque ahora mismo no sé donde andará alguno de esos tuits). De hecho, entiendo que la gente deba "comerse" las tildes porque acceder a ellas en los teclados podría ralentizar el ritmo de la conversación. O los signos de apertura (¡ ¿) por los mismos motivos.

El problema viene cuando esto se hace de forma reiterada, para empezar toda la gente que mantiene el famoso lenguaje SMS. Sabéis, ¿no? Esa técnica milenaria de acortar los textos a fin de que suenen de forma parecida a la pronunciación. De acuerdo, pues se acabó la excusa. En los SMS había 160 caracteres, ahora con los servicios de WhatsApp y LINE son ilimitados: NO TE COMAS LAS LETRAS. Es más... es más... desde cuando "istra" se parece a "historia"? ¡Que yo he llegado a verlo! ¡Y la pronunciación no es similar ni por los cojones! "No, pero es que el lenguaje evoluciona a una forma más eficiente del mismo". Puto vago, ¿qué evolución, si le estás pegando cada ostia al diccionario que ha pedido una orden de alejamiento en tu contra?

Otro tema muy recurrente es la letra H. "¡Es que es muda y no suena!". Pero tú no eres ciego, ponla. Sobre todo porque me jode mucho cuando aparece el famoso verbo "hechar", que viene a significar: "no distingo entre las conjugaciones del verbo hacer y del verbo echar". Y así pasa, que me topo con perlas del tipo: "ya lo he echo" o "hecha eso a lavar". Señores, será complejo, pero creo que debemos dar gracias por ello, tenemos un lenguaje muy cuidado, y por culpa de cosas como esta, se está echando (verbo echar, sin hache) a perder.

Como decía Álvaro Velasco en su monólogo "Españistán Interruptus": "¿Qué vamos a esperar de España, que es un país en el que tenemos un sistema educativo que produce chonis que distinguen 86 tipos de música electrónica distinta y no distinguen "a ver" separado y con uve y "haber" junto y con hache?".

Y ya, uno de los remates que hay, sobre todo en la España profunda de los pueblos, pero pueblos pueblos, no "ciudades pequeñas", pueblos que parece que se no salieron de la Edad Media (sobre todo por la "edad media" de sus residentes), que es el uso del artículo determinado frente al nombre propio: la Sonia, el Jaime, la Andrea... ¡queda horrible! Aunque aquí creo que se puede ser algo laxo, como estudiante al menos, ya que si hablamos de un profesor puede ser por la "desaparición" de ese sustantivo. Me explico, lo veo como si la frase se estructurase en plan "El (profesor) Lozano me ha dicho que ha corregido los exámenes". Fríamente considero que, pese a esa omisión, sigue estando incorrecta, y entono el mea culpa por ello, hay que saber asumir nuestros propios actos.

El viernes, más y mejor. Tengo unos ejemplos de ortografía muy buenos que me apetece compartir. Después de ello, me gustaría saber quienes consideran si se debe tener más cuidado con la ortografía o no. ¡Saludos!

Comentarios