Sherlock (TV, 2010-)

SPOILERSLa siguiente entrada contiene posibles SPOILERS sobre el tema a tratar. No lo leas si no quieres que te lo destripe.

Hace un par de años hice una pasada un poco por encima. Pero como ese post pertenece a la "etapa negra" de mi blog, borrón y cuenta nueva, aprovechando el estreno de la tercera temporada.

'Sherlock' es una serie británica de la BBC, creada por los genios (porque quien vea la serie, no podría denominarlos de otra forma) Mark Gatiss y Steven Moffat, protagonizada por los (en su momento) actores revelación Benedict Cumberbatch y Martin Freeman. Y digo en su momento porque desde 2012, cuando se estrenó la serie, no les conocía nadie, y actualmente sus nombres ya tienen cierto renombre (Star Trek Into Darkness y El hobbit respectivamente).

Esta serie nos ofrece una actualización contemporánea de las aventuras de Sherlock Holmes, en una línea muy distinta de la norteamericana 'Elementary', pues se trata de una adaptación libre, pero que se mantiene más original al canon. Aunque eso no resta que el nuevo Sherlock Holmes (Cumberbatch) se mantenta chapado a la antigua. Al contrario, es un virtuoso de la actualidad, utilizando toda la tecnología a su alcance para resolver sus casos, y siempre acompañado por el doctor Watson (Freeman), entre los que hay una innegable química. Aunque el mismo Watson lo afirma: no es gay. Y los propios creadores lo afirman (por mucho que el fanon haga lo que le de la gana) juntándole con el detective en una relación que traspasa lo profesional y la amistad. Pero al margen.

Es una serie bastante ligera. Sólo tres episodios por temporada, y la tercera acaba de terminar en UK (en España emiten esta semana el segundo y la próxima, el tercero). Vale, que sí, que son de 90 minutos, pero muchas de las series que se emiten en nuestro país duran más o menos lo mismo, ergo... no hay excusas.

-Es lo más ridículo que he hecho nunca.
-Eso, e invadir Afganistán.
En la primera temporada (2010), en el primer episodio, A Study in Pink, John Watson es un soldado-médico que acaba de regresar de Afganistán. Gracias a un conocido común, entra en contacto con Sherlock Holmes, detective asesor. Entre ambos se desarrolla una complicidad mutua muy rápidamente, y se nos presentan a los personajes que montan la "gran familia": la sra. Hudson (Una Stubbs), casera del 221B de Baker Street, aunque por lo general, parece más su criada/madre. También el detective Lestrade (Rupert Graves), de Scotland Yard, quien no tiene más remedio que recurrir a los servicios de Holmes. Molly (Louise Brealey), médico de la morgue, quien parece tener un interés amoroso en Sherlock, y cierra el grupo Mycroft Holmes (Mark Gatiss), el hermano mayor de Sherlock. Este primer caso se resuelve de una forma muy similar a la novela original, A study in scarlet. El segundo episodio, The Blind Banker, nos muestra como la relación entre ambos se afianza a lentos pasos, al tiempo que vemos al buen doctor Watson intentando hacer su vida, aunque el gusto del detective por los misterios le terminará arrastrando con su novia al centro de una banda de chinos mafiosos. El cierre de temporada, con The Great Game, hay un criminal que se dedica a jugar con Holmes y Watson, obligándoles a resolver varios misterios en plazos de unas horas. El que lo ha organizado se desvela finalmente como Jim Moriarty (Andrew Scott), un criminal asesor, el polo más opuesto a Sherlock. El episodio terminaba con Holmes amenazado por varios francotiradores, mientras apuntaba a una bomba de Moriarty con la pistola.

Este inicio de temporada quizá pasó desapercibido como muchos (al igual que a mi) hasta que la serie cogió fuerza, pero estableció las bases de la serie. Unos personajes bien definidos, manteniendo la esencia de los originales, unas tramas que recuerdan a las novelas de Conan Doyle, unos efectos de cámara y deducciones impresionantes, sumado a una más que extraordinaria capacidad de interpretación de todo el reparto. Eso es lo que encontramos cuando vemos la serie. A quien no le parezca suficiente, es que es más raro que el propio Sherlock.

-¿Llevas pantalones?
-No.
-Vale.
La segunda temporada (2012), que se emitió a principios de 2012 (una "pequeña espera"), resolvía en el primer episodio, A scandal in Belgravia los hechos de la piscina, y nos presentaba uno de los personajes que más han marcado la serie, Irene Adler (Lara Pulver), una dominatrix que es capaz de rivalizar con Sherlock, para sorpresa de John Watson, quien debe ayudar a su amigo por primera vez en temas amorosos. El personaje de Sherlock madura. En The hounds of Baskerville (considerado por muchos el episodio por excelencia) nos ofrece uno de los casos con mayor intriga nunca visto. Una verdadera genialidad, que ha permitido al fandom empezar a hablar de sus "Palacios mentales" (Mind Palace). La segunda temporada terminaba con The Reichenbach fall (juego de palabras, fall puede ser catarata y caída), en la cual asistimos al enfrentamiento final entre Holmes y Moriarty. Quien más lo sufre es Watson, que se entera de que Mycroft ha tenido mucho que ver con el asunto, y que ve como su amigo le llama para decir que es un farsante antes de saltar del tejado del hospital Barts, al tiempo que Moriarty ha decidido terminar con su vida, para evitar que puedan obligarlo a detener a su red criminal.

Una temporada arrasadora, con unos actores ya más conocidos, y unos personajes que han madurado a lo largo de la misma. John ha conocido más en profundidad a su compañero de piso, y se han hecho los mejores amigos, inseparables, hasta este revés del destino. A lo largo de los mismos, Sherlock es puesto a prueba en amor, miedo, y amistad, tres conceptos que parece que no conocía de antes de convivir con el buen doctor. Su entorno también parece haber evolucionado, o más bien, cambiando a la vez que ellos. Incluso el frívolo personaje de Mycroft.

Y con eso, nos esperaron dos años de angustia y teorías. Bueno, de lo primero quizá no tanto, pero teorías sí ha habido: Sherlock aparecía en el cementerio, observando a Watson desde la distancia, cuando le habíamos visto golpearse contra el suelo. ¿Cómo era eso posible? Los fans nos pusimos manos a la gorra (jajajajaja) e Internet se llenó de teorías. Pero sobre todo al principio de las mismas, los creadores afirmaban que nadie había acertado. Poco después dijeron que alguien se había acercado, pero sin dar más detalles. Hasta este 2014.

Tendremos que deshacernos de eso. Parece un anciano,
no pueden verme por ahí con un viejo.
La temporada tres arrancó este Año Nuevo de 2014 con The Empty Hearse. Tras dos años de especulaciones, descubrimos por fin cómo sobrevivió Sherlock a la caída, y observamos su emotivo reencuentro con Watson, que pese a la gran mentira de su amigo, no deja de ser eso precisamente: su gran amigo. Aún así, el buen doctor ha continuado su vida y ha conocido a Mary Morstan (Amanda Abbington). Precisamente en el segundo episodio, The sign of three, asistimos a la boda del buen doctor con su mujer. Pero por supuesto no es una boda convencional. Hay una alerta, y Sherlock impresionará con sus dotes detectivescas a los invitados, al tiempo que cumple su papel como padrino. Cierra la temporada His Last Vow, del cual, por ser el más reciente, no voy a hacer análisis. No obstante, el villano que se presenta en el mismo carece de la carisma del anterior, Moriarty. Magnussen es un personaje repelente, y Sherlock deberá jugar su mejor baza contra el chantajista más peligroso de la era actual. Un episodio tremendo, perfectamente montado, y que una vez mas, nos deja con la intriga de ¿qué pasará en la siguiente temporada?

Sí, porque afortunadamente, todo indica que vamos a tener por lo menos, una cuarta temporada, e incluso una quinta. Y menos mal. No pueden dejarnos así, lo digo como seriéfilo (término que a muchos no gusta, pero me da igual) y como Sherlockian.

Aquí queda claro que los personajes han cambiado. Su esencia continúa siendo la misma que en aquel primer episodio, pero no se puede negar que ha habido cambios interpersonales, tanto entre ellos como con las personas de su ambiente. Todos tienen algo que aportar a esta singular pareja. O trío, ahora que parece que Mary se va a quedar, lo cual le ha costado un poco caro a la actriz (que ha llegado a recibir amenazas de muerte incluso). No obstante, la serie mejora con cada temporada, y decir eso de una serie que ya empezó apuntando maneras, es decir mucho. Además, ha sido una temporada mucho más "comrpimida". Los episodios son más veloces, ocurren más cosas en el mismo espacio, pero no deja de ser 'Sherlock'. Además, un cambio notable es los efectos de cámara con los giros, explicación de las deducciones, etc., que han mejorado una barbaridad.

Yo por mi parte, voy a acudir a mi Palacio Mental, a devanarme los sesos con qué nos sorprenderán después del increíble final de la temporada 3. Sólo nos queda esperar que esta vez, nos tengan menos tiempo en vilo. Y todo parece indicar que, en vista de lo bien que funciona para la serie estrenarse a principios de enero... ¿podremos tener la próxima tanda de episodios en Año Nuevo de 2015?


Comentarios