El juego de Ender



Tras un tiempo considerable, he retomado la lectura. Me prestaron El juego de Ender (1985) hace unas semanitas. Empecé la lectura, pero la interrumpí cuando apenas llevaba 50 páginas. Este fin de semana la recuperé, y lo leí en dos días hasta el final (510 en total), ya que, aunque el principio era lento, logré pillarle el gusto e interesarme por la historia.

Y he querido escribir la crítica antes de verme la película. De hecho, me interesó la película, pero opté por hacer antes la lectura del libro. Cuando vi "Los juegos del hambre", no había leído los libros, y no me pareció "la gran cosa" que todos dicen. Tengo pendiente darle una segunda oportunidad, no me matéis aún.

La historia nos presenta un futuro distópico. Lo que parece un poco típico, y más en un ambiente futurista. En esta historia, la humanidad fue atacada por los insectores, unos alienígenas que diezmaron la población. Tras librar dos grandes batallas contra ellos, la tercera parece inminente. Los niños con ciertas son reclutados para las escuelas militares, y uno de estos es Ender, un Tercero (tercer hijo de un matrimonio, cuando la ley prohibía tener más de dos descendientes) con unas habilidades innatas y una capacidad de aprendizaje muy bueno.

El libro nos cuenta la historia desde el momento en que le quitan su "monitor", y cómo va pasando, más rápido que cualquier otro recluta, por su entrenamiento en las escuelas de batalla, y cómo constantemente se le aísla de la gente para que dependa sólo de él mismo. Estas historias son mezcladas con las conversaciones de sus "examinadores", los que determinan si sus actos son los apropiados o no para salvar a la humanidad. Ender se enfrenta al "juego" de la guerra, donde empieza como soldado y termina ascendiendo en los escalafones, siempre privado de intimar con otra gente. Del mismo modo, una pequeña historia en algunos capítulos nos muestra a sus hermanos, quien tiene intereses sobre el otro y sobre Ender, mientras intentan hacerse un hueco entre los adultos y expresar sus opiniones.

Una historia que mezcla varios elementos: el juego de la guerra, el Juego de Fantasía (cuyos pases, extravagantes y que parecen poco interesantes, resultan de gran peso en la conclusión del libro), el sentido de la supervivencia de la humanidad (pactos para preservar la humanidad que se pueden venir abajo cuando se gana la guerra), debates sobre quienes son los amigos y los enemigos, a qué puede conducir el hecho de impedir que un humano haga amigos... Una lectura muy completa, que se deja disfrutar.

Hay que hablar un poco de la controversia. Orson Scott Card, el autor, es homófobo, racista... Considera que el matrimonio homosexual pone en peligro la democracia estadounidense (un dato curioso: los "insectores" en inglés es "buggers", mismo término que en España traduciríamos como "bujarras") y ha llegado a comparar a Obama con Hitler. Y si tenemos en cuenta que en el libro apenas aparecen tres figuras femeninas relevantes, también se le puede acusar de machista, lo que ha causado que haya gente que no vea la película. Pero, aunque no apoyo este tipo de comportamientos, considero que no puede mezclarse un autor con su obra. El libro es una maravilla, y pese a que muchas ideas del autor hayan quedado reflejadas en el libro... ¿en parte no es también un vistazo a un problema que la humanidad debe arreglar? ¿Problemas de la sociedad actual? Causará polémica, habrá quien disguste, pero personalmente me lo quiero tomar con filosofía.

Como ya he dicho, una lectura que, aunque puede tardar un poco, engancha, con multitemática, para pensar, que nos hace empatizar (o no) con un niño con cierto instinto asesino (aquí suenan las alarmas), y hacia el final, con un buen toque hacia los motivos de las invasiones extraterrestres, un dato cuanto menos curioso que también deberíamos plantearnos.

Hay muchos más libros en la saga, que iré leyendo poco a poco (o eso me gustaría). De momento, voy a seguir con una lectura algo más antigua. Un poco de Sherlock Holmes será.

Comentarios

Publicar un comentario

Comenta, opina, lee otros comentarios y líala parda...