Mis últimas cuatro lecturas

El problema cuando te haces un reto de lectura para un blog y dejas de publicar en ese blog mientras mantienes el ritmo de lectura es que al final tienes dos opciones: ponerte a publicar 4 entradas (que dejándolas programadas te ahorran pensar entradas nuevas por una o dos semanas, pero monopolizas el contenido) o dedicar una entrada a esos últimos libros que se has leído y te apetece presentar al público. Así que vamos a ello con esta segunda opción.

Y empezamos por uno de política. Dándome cuenta de que el año pasado no reseñé "Nadie es más que nadie", este sí hablo de "La jungla de los listos", del actual presidente de Cantabria Miguel Ángel Revilla. El político, al igual que hiciera en su anterior obra, Revilla se explaya en sus vivencias, en lo que ha visto, y en lo que opina del caos que se ha apoderado del país, señalando todo aquello que considera que se ha hecho mal.

Y me ha gustado bastante dicha lectura (exceptuando que no comparto con Revilla su opinión sobre lo que él llama "comunismo"). Le tengo bien valorado como político y es por estas cosas que cuenta que continúo así con él. Se equivocará, como todo el mundo, pero este libro es un "sin pelos en la lengua" como él sabe, para quien le guste y para quien no. Razón los que dicen que más políticos hacen falta en este país, y no nos iría mal. Por lo menos, Revilla parece no haberse aburguesado, leyendo lo que se lee en las páginas de sus libros.

Volviendo al género de la narrativa, también he leído en este tiempo "Maldito karma", del autor alemán David Safier. Aquí se nos presenta a Kim Lange, una mujer triunfadora, pero insatisfecha con su vida. Su triunfo no ha sido barato. Ha tenido que ir pisando a mucha gente para llegar donde está, llegando incluso a engañar a su marido en la noche que gana un premio. Casualidades de la vida, esa noche le cae un lavabo de una estación espacial rusa, y fallece, reencarnándose en hormiga. Buda le comunica que la única forma de reencarnarse en algo mejor es ir acumulando buen karma.

Lejos de lo surrealista que pueda sonarme el concepto del karma (o de que casualmente te caiga un lavabo espacial en la cabeza, lo típico...), es de las pocas novelas en las que he llegado a odiar a la protagonista. Bueno, más que llegar, fue una mala primera impresión que se fue acentuando con el paso de las páginas. Kim es una persona egoísta, y que le cuesta dejar de hacer las cosas pensando en ella misma y hacerlas por preocuparse por los demás (paradoja similar a la de la serie de televisión Me llamo Earl). Mejor me cae su amigo, Casanova, otra hormiga castigada con quien emprende la búsqueda de quemar el mal karma y tener una vida mejor que la de una hormiga.

Aunque todo sea dicho, me da curiosidad que [posible SPOILER] según Buda en el libro, al morir cada uno va al cielo correspondiente a sus creencias. Pensándolo en frío, molaría que fuera así, e ir a entrenar con Kaio del Norte.

Después me leí "Armada", de Ernest Cline. Creo que no me equivoco si afirmo que después de "Ready Player One" las expectativas sobre este libro eran demasiado elevadas. Fue una novela que le puso el listón tan alto que Cline no ha podido superarse. Ni igualarse. Lo que no implica que la historia no me haya gustado, a pesar de ello.

Zack Lightman es un estudiante a punto de graduarse que se pasa las horas en casa y en el trabajo jugando a "Armada", uno de los mejores juegos de lucha contra extraterrestres. Huérfano de padre (uno conspiranoico que afirmaba que todo lo que se nos había presentado sobre alienígenas, desde las "máquinas de marcianitos" hasta Star Wars o E.T.), empieza a preocuparse el día que ve una de las mismas naves contra las que se enfrenta en sus videojuegos en el cielo del mundo real.

Predecible en algunos aspectos, la novela no deja de ser entretenida. Otra historia sobre invasiones alienígenas pero que apetece leer, sobre todo por las referencias frikis que uno puede ir encontrando por el camino. Insisto, es más floja que "Ready Player One", pero incluso siendo así, me ha gustado.

Y el más reciente que llevo es "La hora de la verdad", de Jesús Cintora. Este me ha recordado mucho a otro que leí en 2015, "No estamos solos", del Gran Wyoming, por el estilo. Cintora nos presenta aquí una serie de conversaciones y charlas y puntos de vista sobre la situación del país. Revilla, Sor Lucía, Pablo Iglesias, Albert Rivera, Alberto Garzón... Son sólo algunos de los ejemplos de los que Cintora comparte algún recuerdo con ellos y lo que opinan sobre la situación del país.

Quizá esperaba un poco más con en lo que respecta a las opiniones del propio Cintora (qué menos que un capítulo respondiendo él mismo a las preguntas que hacer a los invitados de su libro), pero siempre es interesante leer este tipo de "recopilaciones" de declaraciones, y cómo incluso considerando quién está en qué bando, cómo no todas las opiniones son las mismas. Por cierto, y esto lo añado para presumir, conocí a Cintora este año en la Feria del Libro y me cayó muy bien.

Pues eso ha sido todo. Por ahora. Tengo intención de seguir leyendo por mucho tiempo, ya que la lectura es el mejor de los placeres no carnales. ¡Hasta la próxima entrada!

Comentarios