Pokémon GO: Primeros días y eso


Que ya tenía yo ganas de jugar a Pokémon GO. Casi un año ha pasado desde que Nintendo anunció un juego que me temía que iba a triunfar. Y tanto que sí. Demasiado. Demoníaco. En serio, hay gente que parece poseída por el juego. Pero no es para menos (al menos en lo que respecta a los que somos fans de la franquicia desde tiempos inmemoriales y no como los possers que han surgido por ir a la moda, qué manía les tengo...).

El juego plantea algo que cumple (en cierta forma) el sueño de muchos. Tener Pokémon en el mundo real. Aunque necesitamos un intermediario para poder verlos (el smartphone), la idea no podía ser más acertada. Si buscábamos un cambio en la forma de jugar a Pokémon, es esta: salir por narices a la calle con nuestro teléfono y vigilar la aparición de Pokémon salvajes, en base al tipo de zona en que estemos (lo que parea algunos puede ser una ventaja y para otros, una desventaja si estamos más limitados a la hora de movernos).

No me gusta mucho la escasa personalización del personaje (en las ediciones X e Y la personalización era bastante mayor), pero aún así, resulta un rato entretenido ir por la calle y de pronto ver en el mapa la proximidad de un Pidgeotto o un Eevee. Y poder atraparles, viendo con la cámara en el mundo real. Y por suerte, para olos que tenemos un pulso pa' robar panderetas, tenemos la opción de hacer la captura en un entorno más virtual, de forma que la pantalla no se mueve y facilita la captura. Buen punto.

Las Poképaradas son otro punto de interés en el juego. Para los que no nos sale de las narices pagar dinero real en un juego, y para incentivar además la búsqueda de Pokémon (o puede que primero sea para incentivar y luego para los que no pagamos), estas son puntos reales de (posible) interés, en el cual podremos abastecernos de Pokéballs, Pociones, Revivires, Huevos, etc. De usos ilimitados, se precisan 5 minutos entre uso y uso, pero por lo menos está bien saber que nunca nos vamos a quedar cortos de material (so pena que gastemos todo el arsenal en un Rattata y encima se nos escape). Aunque la forma de que aparezcan los objetos no me ha parecido la más intuitiva.

El tema de los Gimnasios es también curioso. En lugar de los NPC habituale, la gente puede conquistar y defender los gimnasios, también situados en puntos de la ciudad que pueden tener relevancia (estaciones de tren, parques...). Una buena forma de fomentar la competitividad (esperemos que sana), aunque no me termina de convencer el sistema de lucha.

Por cierto, como truco, siempre se puede aprovechar el transporte público para ir capturando más Pokémon. Lo probé y funcionaba bien (además, apuntando dentro del espacio cerrado del bus, se facilita también la captura)

¿Y qué decir de las anécdotas que llegan de todas partes? Gente encontrando cadáveres en lugar de Pokémon, un presentador del tiempo interrumpido por una compañera, o más recientemente la locura desatada en Central Park por atrapar un Vaporeon. Esto promete.

Por cierto, un punto que me he dado cuenta y no he sido el único, pero la época estival juega en contra de usar Pokémon Go correctamente. Cuando el teléfono se calienta demasiado, da algunos errores al lanzar la Pokéball o al intentar cargar la información (y objetos) de una Poképarada. Habrá que esperar a que pase el tiempo y ver si se arregla con la llegada del fresquete.

Faltan cosas, por supuesto, pero ya están en ello. El sistema de intercambio, muy necesario, llegará en una actualización. ¿Y qué hay de poder entrenar peleando contra los Pokémon salvajes como se ha hecho de siempre?

Cosas que me han gustado
  • Empezar sólo con la Primera Generación de Pokémon. Para los que empezamos hace años con los juegos originales, para seguir la estela. Nos lo merecemos.
  • La Geolocalización para atrapar Pokémon. Es el punto fuerte, que según dónde estemos, aparecen unos u otros. Puede parecer un contra, pero no lo considero como tal.
  • La organización para los Gimnasios en base a personas reales y no a NPC, aunque en combate se comporten como tal.
  • El sistema de Poképaradas, es otro punto fuerte del juego. Ya sea para prestar atención a cosas mundanas como a llevarnos a sitios que desconocíamos.
Cosas que no
  • La poca personalización del personaje.
  • Lo poco intuitivo que resulta usar las Poképaradas.
  • Los combates de Gimnasio son un caos.
  • ¿Cómo diantre se entrenan Pokémon? Veo mucha información al respecto pero de poco me ayuda.

En resumen, un nuevo entretenimiento para los fans de Pokémon. Aunque aún deben pulirse algunas cosas, me da que esto es sólo el comienzo. Es más social, más físico, y más innovador que los típicos juegos de GB/GBC/GBA/NDS/N3DS... pero qué diablos, voy a jugarlos igualmente. ¡Hazte con todos!

Comentarios