Dragon Ball Z: La batalla de los dioses (2013)

SPOILERSLa siguiente entrada contiene posibles SPOILERS sobre el tema a tratar. No lo leas si no quieres que te lo destripe.

Aunque tengo en la manga una entrada dedicada al manga y anime original de Dragon Ball, este viernes vi la película que hoy presento y no he podido resistirme a escribir este post.

Dragon Ball Z: La batalla de los dioses es una película de este 2013. 17 años después de que saliera al aire la anterior película de este legendario anime (pues no podemos negar que Dragon Ball marca tendencia todavía hoy, años después de haber finalizado), la película se ha esperado con grandes expectativas. Estrenada en marzo en Japón, hasta estos días no hemos tenido la opción de poder verla aunque fuera en VOSE por estos lares. De hecho, en España, aún no se ha anunciado nada. Una lástima.

Respecto a la película, quiero dejar señalada una declaración de Akira Toriyama, creador original del mundo de DB, en julio del año pasado, cuando se anunció la película:
"En realidad, es la primera vez que he estado profundamente involucrado en la producción de animación desde la escritura del guion. Debido al tiempo que ha pasado, se me han olvidado algunas cosas, pero como se esperaría del autor original, he sido capaz de retomar el ritmo. Esta película tendrá la atmósfera original, añadiendo un poco de sabor moderno, así que creo que será una fuente de entretenimiento maravilloso, como en los viejos tiempos"
Y puedo asegurar que es cierto. Toriyama ha parecido olvidar en gran parte cómo había creado a sus personajes. Esto puede ser una doble moral: o lo ha hecho muy mal, o es un soplo de aire fresco para la saga. Como datos, hay que decir que la película es canónica (léase, que sigue la continuidad del manga, desplazando a Dragon Ball GT) y que es una buena base para continuar el anime.

No quiero entrar mucho en detalle, pero sí voy a hacer un análisis breve de la película, así que alerta de SPOILERAZOS.

La película nos presenta a Goku entrenando en el planeta de Kaito, mientras su entrenador se asusta. Kibitoshin le advierte que Bills, el Dios de la Destrucción ha despertado. Pese a los esfuerzos de Kaito por evitarlo, Goku escucha la conversación, y empieza a tener ganas de enfrentarse a Bills. Un vistazo al planeta de Bills nos deja ver su despertar. Cuando se entera que hubo alguien capaz de vencer a Freeza, recuerda la profecía acerca del Super Saiyan Dios, y se dirige al planeta de Kaito.

Al llegar, Kaito se pone nervioso, si bien Bills no tiene intención de atacar a nadie, simplemente de conocer el paradero del Super Saiyan Dios. Pero ni Goku ni Kaito conocen nada acerca de eso. Antes de que se vaya, Goku pide a Bills que se enfrente a él. Podemos ver así la primera batalla. Los gráficos empleados son alucinantes. No obstante, Bills es capaz de derrotar a Goku con apenas dos golpes, antes de bajar a la Tierra. Kaito advierte a Vegeta del peligro que les aguarda.

Bills llega a la Tierra en plena celebración del cumpleaños de Bulma. Sabiendo que no es una persona que debe hacerse enfadar, presenta a Bills y Wiss (acompañante del Dios de la Destrucción) como amigos suyos, y se unen al banquete. Aquí destaca la aparición del grupo de Pilaf, convertidos en niños por un deseo de Shenron. Esta intervención no sirve más que como pieza humorística, y personalmente, se la podrían haber ahorrado.

Vegeta, what R U doing?!
STAPH!
Otro elemento muy raro es cuando Vegeta se olvida de su orgullo y empieza a bailar para disminuir la tensión en el ambiente. Pero sus esfuerzos son en vano. El egoísmo de Boo (que se niega a compartir uno de los pudins con el Dios de la Destrucción) desata la ira de Bills, que amenaza con destruir la Tierra. Ni Vegeta, ni Piccolo, ni Gohan, ni C-18, ni Ten-Shin-Han logran detenerle.

Un momento épico ocurre cuando Bulma riñe a Bills por arruinar su cumpleaños y le da una bofetada, ¡y el Dios de la Destrucción se la devuelve! Ahí Vegeta tiene un cúmulo increíble de furia, y parece que sus poderes superan a Goku por primera vez en mucho tiempo, aunque sigue sin ser rival para Bills.

Cuando todo parece perdido, Goku llega a la Tierra e invoca a Shenron para averiguar quién es el Super Saiyan Dios. Shenron dice que fue el poder de 5 saiyans quienes hicieron que uno se convirtiera en SSD. Cuando deciden probar, se dan cuenta de que les falta un saiyan (pues son cinco más quien va a convertirse). Videl revela que está embarazada y con el bebé de su interior, vuelven a hacer el ritual, logrando que Goku alcance la forma de Super Saiyan Dios.

Aquí voy a hacer un inciso, ya que hay un objeto de ridículo en la batalla, referido a que Wiss no deja de comer mientras su compañero pelea contra todos. Como si con él no fuera la cosa. Creo que es lo más molesto de toda la película.

Volviendo al tema, empieza la gran batalla final entre los dos dioses. Una pasada realmente espectacular. Sin embargo, Goku termina perdiendo por poco contra Bills, y este vuelve a intentar destruir la Tierra, si bien ya no tiene fuerzas y simplemente, destruye una roca. Tras prometer con Goku que volverían a pelear, vuelve a su planeta a dormir de nuevo. Kibitoshin se alegra, y se sorprende de cómo aumenta el grupo de amigos de Goku, llegando a incluir al Dios de la Destrucción más poderoso.

No está mal después de 17 años sin deleitarnos con material nuevo canónico de Dragon Ball, aunque como ya he dicho, esos detalles de humor absurdo... podrían quedar bien en otra película, pero no en esta. Aún así, confío en que este lanzamiento nos permita disfrutar en breve de una nueva entrega de las aventuras de Goku, Vegeta, y los demás.

Comentarios

  1. la pelicula es una porqueria grandisima, no merece ni ser incluida en la filmoteca de dragon ball Z...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comenta, opina, lee otros comentarios y líala parda...