Un mundo feliz

Si os dijera que hay una posibilidad de ser felices... ¿la tomaríais? ¿De vivir en una sociedad de igualdad? ¿En la que nadie se preocupa por las cosas que no puede poseer? Y si remato hablando de sexo libre... sería ya el súmmum, ¿a que sí?

Pues los cojones treinta y tres. Esa realidad es la más pura distopía que uno se encuentra al leer Un mundo feliz de Aldous Huxley. Creo que después de leerlo, puedo entender que sea su obra más famosa.

Un mundo feliz nos sitúa en un futuro en que que Ford (sí, el de la Ford Motor Company) fue quien "arregló el mundo". La gente ya no nace, se cultivan los embriones, que son sometidos a ciertas "pruebas", ya que al crecer se dividirán en "castas" (de mayor a menor, Alfas, Betas, Dammas, Deltas, y Epsilones). Todo el mundo cumple con sus funciones. Nadie desea lo que no puede conseguir, nadie tiene reparos en practicar el sexo libre (Todo el mundo pertenece a todo el mundo), nadie es capaz de dudar de su sistema, porque así se les ha educado (hipnosis durante el sueño, llamado "hipnopedia"), no existe el amor, la familia... y no ha sido lo único que ha desaparecido. Sin embargo, todo lo que diga es poco, es un libro que hay que leer para ver bien el tipo de sociedad que es.

Baste con añadir algunos elementos más: el soma (una droga que hace que la infelicidad y los malos pensamientos desaparezcan, de suministro libre), y uno de los protagonistas, Bernard Marx, que parece darse cuenta de que hay algo que no encaja en esa sociedad perfecta en la que viven. Y no es el único: más allá del "Mundo Feliz" se sitúa Malpaís, un lugar en el cual residen los indios, aún sin civilizar, y donde aparece un segundo protagonista, llamado John, de padres civilizados, y criado entre los "salvajes".

En una crítica sin piedad a la sociedad de consumo y al capitalismo, pues nos habla de una realidad en que todo debe estar en constante uso y renovación para mover dinero. También podríamos hablar de una revisión a la moralidad de la tecnología, ya que el uso que se le da a la misma se basa en que las personas vivan felices... ¿pero a qué precio? Incluso, voy más para, se podría topar con algo futuro: los Bildelberg, objeto de muchas teorías conspiranoicas, pero que no obstante podríamos tratar como tales a los que hay detrás de este "Mundo Feliz". Y tengo que decir futuro, porque Un mundo feliz se escribió en 1932, y los Bilbelberg se reunieron en 1954 por primera vez. ¿Coincidencia?

La lectura es algo costosa (mucha terminología que para los no entendidos puede tornarse algo difícil) y dolorosa. Sí, es un sentimiento encontrado que tengo, porque el libro me ha encantado, pero no deja de ser un mundo demasiado horrible como para no estremecerse al ir descubriendo todo lo que éste entraña.

Y aprovecho para hacer una cuestión... ¿qué nos ocurriría si nos pasara eso? ¿Si tuviéramos que ser nosotros los orígenes de esa sociedad? ¿Si, al paso que vamos, con la crisis, corrupción, escándalos, y tantas cosas que deberían despertar el sentimiento radical y pedir que cambie la situación... nos sometieran de esta forma? ¿Alguien se vería capaz de afrontarlo? Nuevamente, recomiendo la lectura del libro (unas 270 páginas) y reflexionar sobre el tema... el precio de la felicidad ¿sería muy alto o no?

Comentarios