V de Vendeta (película, 2006)



Nunca es tarde para hablar de una película. Pero con obras como V de Vendetta siempre es tarde para verla. La película es una adaptación libre de los hermanos Wachowski (los responsables de la -mítica- trilogía Matrix) de la novela gráfica homónima de Alan Moore. Una película que todo el mundo debería ver al menos una vez en la vida, y si es posible incluso, entenderla. Porque hay mucha gente que la ve y no pilla de lo que va la vaina.

Me parece importante recalcar antes de continuar que no he leído la novela gráfica, y por tanto, no voy a hablar de ella. Así que si alguno me va a saltar con "¡Esta peli es una mierda, el cómic es mil veces mejor", que por favor cierre la pestaña del navegador y se dedique a otras cosas más interesantes. O cierras el puto cómic y te ves la película como algo independiente, ambas opciones son igual de válidas.

La película nos sitúa en un Londres del futuro distópico. La ultraderecha es quien gobierna a base de mantener el pueblo a raya. La policía secreta busca infractores a quien encerrar por violar el toque de queda, así como de capturar, torturar y matar a cualquier opositor. Evey Hammond (Natalie Portman), una mujer que trabaja para la cadena gubernamental, es atrapada por dos de estos policías, y es salvada por V (Hugo Weaving), un hombre enmascarado, que unos minutos después hace estallar el edificio Old Baily.

De esta forma tenemos cuatro tramas paralelas en las que se desarrolla la película. La primera, protagonizada por V, nos muestra su pasado, cómo llegó a ser quién es, y sus ansias de venganza contra los monstruos que le deshumanizaron, exterminando a todos los funcionarios del gobierno que participaron en la gestión de campos de exterminio y experimentación. La segunda, nos muestra a Evey, un personaje al principio opuesto a los ideales de libertad que defiende V, pero poco a poco evoluciona y abre los ojos a todas las mentiras del mundo en que vive. La tercera sigue a los policías Finch (Stephen Rea) y Stone (Rupert Graves) empiezan a investigar lo relacionado con V. Esta trama va unida a la que sería la cuarta, que es la evolución del régimen de derechas, desde que simplemente eran un partído político hasta que se hicieron con el poder y fueron cambiando las reglas del juego para quedarse.

Una despiadada crítica hacia el fascismo y el crimen que supone recortar las libertades de los ciudadanos, y más cuando esto se cobra la vida de muchos inocentes. En la película, además, poco a poco se empieza a ver la movilización de la gente contra el partido y su líder, Adam Sutler (John Hurt).

Acción, lucha en todos los sentidos de la palabra, una trama interesante y profunda. Los actores, incluso los que tienen papeles menores como los espectadores de los enfrentamientos velados de V contra el Fuego Nórdico (el partido que domina la población británica), y que se dan cuenta de lo que ocurre, aunque tardan en empezar a movilizarse.

En cuanto a las actuaciones, Hugo Weaving (a quien no se le ve la cara en toda la película) nos muestra una vez más lo que aprendió en hacer para la trilogía Matrix, mientras Stephen Rea hace un buen papel investigando el pasado de su gobierno, cada vez menos convencido de su propio papel en la jerarquía del mismo. Y como dato curioso, John Hurt realiza un cambio tremendo, representando la antítesis de su personaje en la película 1984.

Una verdadera obra maestra del cine que desde que la conocí no me he canso de verla. Ya sea en pase televisivo (por sorprendente que parezca, tanto el actual gobierno como el anterior las emitieron en la televisión pública) o poniéndomela cuando a mi me apetece.

Es una película que me enciende. A ver, sin malpensar, que no me estoy refiriendo a la excitación sexual (aunque hay que admitir que Natalie Portman...), sino que aumenta, en realidad, las ganas de rebeldía y de protestas contra un gobierno que, no puede hablarse de esta película sin decirlo, se parece cada vez más al de la película. Todos esos discursos de que no permitirán revueltas (ley Mordaza, os suena), o tratar a cualquiera que se oponga como terrorista (aquí se prefiere la palabra "antisistema") nos muestra perfectamente lo poco alentador que resulta nuestro futuro si permitimos que nos coman la cabeza con la misma frase que usan los maltratadores ("Es por vuestro bien") en  lugar de pensar un poco y defender nuestros derechos.

Comentarios

  1. He leído el cómic (que manía tiene la gente con lo de "novela gráfica") y lo que voy a decir sé que va a horrorizar a los fans de las viñetas... pero prefiero la peli, el cómic es magnífico, pero intenta abarcar tanto que termina por aportar demasiadas cosas y perdiéndose en sus ideas sin centrarse en nada en concreto, pero la película es más concisa y eso me parece un don, porque se centra más en algunos elementos, dejando claro el mensaje. Igual es que soy muy simple.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho yo ponía "novela gráfica" por defecto xD Pero sí, hay mucha gente que prefiere la película, pese a la diferencia que hay de las ideologías que se presentan en cada obra. Aún así, como yo digo: libre albedrío xD Aunque me encienden por Twitter los que ponen la película a parir porque "es mejor el cómic" según ellos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Comenta, opina, lee otros comentarios y líala parda...