Sleepy Hollow (la serie)

Hacía tiempo que no dedicaba unas líneas a alguna delicia televisiva, y dado que Sleepy Hollow cerró su segunda temporada recientemente, me ha parecido un buen momento para comentarla.

La serie se aleja bastante de la película que Johnny Depp protagonizara en 1999. De 2013, fue una de las nuevas adaptaciones de historias clásicas al tiempo contemporáneo. Así, como en Sherlock o Elementary, la serie trae los elementos de la ficción al siglo XXI, con la diferencia de que aquí se hacen alusiones al pasado.

De esta forma nos topamos a Ichabod Crane, capitán del ejército patriota de EE.UU. en la Guerra de Independencia, que halla la muerte en el campo de batalla a manos del Jinete de la Muerte. Sin embargo, su mujer, Katrina, le salva de perecer, dejándole en un sueño profundo durante doscientos años hasta nuestra época. Crane despierta en el soglo XXI donde conoce a Abbie Mills, de la oficinal del sherriff de Sleepy Hollow. Ambos se verán inmersos en la mayor guerra que ha visto la humanidad: la lucha contra el apocalipsis, y el demonio Moloch.

Bajo esta premisa tenemos una serie al estilo policíaca (como Castle), sólo que en los casos, Abbie y Crane deben enfrentarse a criaturas sobrenaturales, que tienen también su propio motivo de estar en la guerra. Además, Crane deberá asimilar su vida en nuestra época y conoceremos detalles del pasado, y que la historia americana no es como la han contado... al menos en el contexto de la propia serie.

Crane (interpretado por Tom Mison) se aleja del personaje de la película, y se convierte en un soldado, con habilidades y tendencias a recordar el pasado mientras se va haciendo con la vida del siglo actual, y aunque tiene ciertas excentricidades, no puede llegar a compararse con homólogos de otras series. Abbie (Nicole Beharie) se convierte en la compañera, la que tiene "los pies en el suelo". Sin embargo su personaje va más allá, y su relación con Crane viene desde tiempo atrás. Un personaje muy completo, y entre ambos se demuestra cierta química, aunque no terminan juntos. Una de esas (pocas) series que pueden poner la verdadera amistad entre un hombre y una mujer sin que "tenga que pasar algo más".

Pero no estan sólos. Orlando Jones interpreta a Frank Irving (por coincidencia o adrede, el mismo apellido de Washington Irving, autor del libro original "La leyenda de Sleepy Hollow"), jefe del departamento de policía, y muy escéptico al principio, aunque no tarda en darse cuenta de que algo no anda vien en el pueblo de Sleepy Hollow. Katia Winter es Katrina Crane, la mujer de Ichabod, atrapada en el purgatorio por Moloch, y desde ahí intenta ayudar a su marido a completar la tarea que le ha sido encomendada. Y, recurrentes en la primera temporada, y ascencidos a principales en la segunda, tenemos a Lyndie Greenwood como Jenny Mills, la hermana de Abbie, y que desde hace años subre las consecuencias colaterales de la guerra entre el bien y el mal; y también a John Noble (aquí muchos aplauden) como Henry Parish, un devorador de pecados, que también sabe más de lo que aparenta.

Como todas las series de este estilo, muchos episodios parecen tener relleno, pero las tramas, en mayor o menos medida, avanzan en todos los episodios. De esta forma tenemos la primera temporada, en la que Crane y Mills hacen todo lo que pueden para detener el plan de Moloch, y empiezan a descubrir todo lo relacionado con su pasado y su presente en la guerra. La segunda temporada nos muestran su pelea constante contra Moloch, que ha encontrado la forma de entrar en nuestro mundo, con un aliado imprevisto. A través de estos episodios descubiremos monstruos de la historia, así como algunos capítulos "apócrifos" de la Biblia. Unos textos que sería interesante estudiar.

Una serie buena para ver. De 13 episodios la primera temporada y 18 la segunda, merece la pena. El final de la primera temporada vaticinó una segunda, que ha cerrado con un final abierto. Podría quedar ahí, con un episodio final de broche de oro, o continuarla. En cuyo caso, habría que esperar que no la destrozaran... o fingir, simplemente, que no existe tal continuación. Pueden quedar historias por contar... pero hay que hacerlo bien, sin que se erosione la serie. En cualquier caso, a día de hoy, se disfruta de verla. Y si os gustó la película, os puedo asegurar que la serie puede disfrutarse de la misma forma.

Comentarios

  1. Empecé a ver la primera temporada y la dejé a medias, empieza muy bien, con una buena idea y una trama interesante, pero en mi opinión se fue desinflando poco a poco y al final me perdió. Igual le doy otra oportunidad en el futuro, pero no lo tengo muy claro.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comenta, opina, lee otros comentarios y líala parda...