El desnudo

Leía por i-D el otro día la noticia de las islandesas enseñan los pezones (en Twitter). En resumidas cuentas, una twitera de Islandia subió una foto mostrando sus pechos sin cubrir a la red social para promover la igualdad de género. ¿Por qué los hombres pueden enseñar el pecho y las mujeres no? Esto ocurre en todas las redes sociales. De forma que, pese a que el tuit original fue eliminado, muchas chicas se solidarizaron y empezaron a hacer lo mismo, consiguiendo que #FreeTheNipple (lit. #LiberadElPezón) se convirtiera en trending topic.

El problema hace que yo, ahora mismo, no puedo poner una de las imágenes que acompañan al artículo, no sólo por la propiedad intelectual, sino porque la plataforma Blogger prohíbe las imágenes eróticas (salvo en caso de desnudos ilustrativos, como podría ser este caso. Pero ¿para qué voy a correr el riesgo?).

Y es una de las cosas que me planteo. ¿Cómo es posible que, a fecha de hoy, en pleno siglo XXI, se siga tachando el desnudo como pornografía? Medio tuve el debate el otro día (si a unos comentarios en la red social Facebook se pueden llamar debate). El cuerpo humano, sobre todo de cintura para arriba, es estéticamente bonito. Me da igual hombre o mujer, el pecho es bonito y no tiene nada de malo. Y no vivo en zona de playa, pero soy el primero que le reventó la tontería esa de prohibir ir sin camiseta por el casco urbano y en según qué tiendas de ciertas ciudades costeras. Que puedo entender y entiendo que un cuerpo sudoroso... no es lo más agradable de ver, empezando por nosotros mismos, pero es absurdo querer prohibir algo totalmente natural.

Soy el primero que admite que no tengo un cuerpo 10. Y aún así, he ido a la piscina, y he exhibido mi torso, y como yo, otros tantos bañistas. Y he estado en el parque, a la sombra, en pleno verano, y he visto señores mayores ir por ahí sin camiseta. ¿Qué diferencia hay entre ver eso en un parque público que en medio de la avenida? Y ojo, que ahí los hombres es donde tenemos la libertad. He oído historias de mujeres que les han llamado la atención por sacarse un pecho... para amamantar a su hijo. ¿Cómo puede la gente ser tan imbécil? Porque tienen prohibido eso, y del mismo modo en un parque o en una piscina pública (especialmente ahí, tendrían una llamada de atención segura).

Esto no es una llamada al nudismo. No voy a decir: "¡Vivamos todos enseñando los pechos! ¡Chicas, abajo los sujetadores (o arriba, o desabrochadlos...)!". Pero sí decir que, las que le apeteciera, porque se sientas mejor, o liberadas, o ya están lo bastante a gusto con su cuerpo como para mostrarlo, lo pudiera hacer sin ningún problema. Es de esas cosas que parecen una nadería, pero nos alejan bastante de la igualdad de género si se piensa lo suficiente. ¿Qué diferencia hay entre un torso masculino o uno femenino? Y por favor, ahorrad el chiste de "lo voluminoso del femenino", que queda fatal.

La persona en cuestión con la que hablé me puso el ejemplo de ¿y si a él le diera por ir con la calle con el "asunto" al aire libre? Ahí tengo que andarme más con pies de plomo. Es evidente que, en la cultura actual, los genitales están bastante más asociados al sexo, y una exhibición pública del mismo, puede generar controversia. Aunque sí debo defender el derecho de, quien le apetezca retratarse, y publicarse desnudo, pueda hacerlo. "¡Es que esas fotos son muy íntimas!". Bueno, pero la intimidad de cada uno, la marca cada uno. Es decir, si yo no quiero que se vea mi cuerpo desnudo, no lo voy a enseñar. ¿Pero por qué te lo voy a prohibir a ti?

He subrayado en el párrafo anterior la frase de "en la cultura actual". En la cultura actual, no es algo fácil. Estamos acostumbrados a criticar (¿qué ocurriría con una chica cuyo cuerpo no se acerca a lo bonito?), a escondernos (uy, que me da vergüenza), y, sobre todo, a la mirada lasciva. Por lo general (más bien, por lo que generalmente ven mi ojos y quizá me equivoque) los hombres nos cortamos menos con las miradas subidas de tono. Y más de una chica no podría enseñar su cuerpo libremente por la cantidad de frases obscenas que le tocaría escuchar (y esto hablando al margen de los locos violadores).

De forma que me toca retroceder unos cuantos siglos, a la Grecia Antigua. ¿Por qué? Porque en aquella época no pasaba absolutamente nada con el tema del nudismo. La gente podía ir en pelota picá y se veía como lo más normal del mundo. Hasta la llegada de cierta religión todopoderosa, destructiva y autoritaria, que aparte de llevarse por delante todo lo que no le convenía, nos impuso, entre otras cosas, el puritanismo.

Y ahora voy a hacer una cosa que me gusta mucho, y que creo que puede ilustrar para continuar hablando del tema: incluir una cita de un libro.

«[...] Con los años, el adolescente añadía otra causa a la envidia [porque fuimos los más poderosos del mundo y como en España no se vivía en ningún sitio]: los españoles éramos fogosos en el amor y las extranjeras fantaseaban con nosotros. Hasta cierto punto era verdad, pero no se debía a la especial potencia sexual con la que el creador de todas las cosas había dotado al macho ibérico, sino al hambre atrasada que producía la represión de este país, que en ese sentido se parecía más a la jaula de los monos del Retiro que a una nación civilizada. Los españoles abordaban el sexo como el agua los exploradores que, perdidos en el desierto, llegaban reptando hasta una charca.»
No estamos locos, El Gran Wyoming. Planeta, 2013

¿A santo de qué os he colado ese rollo? Básicamente, para exponer mi punto de vista, y es que el hecho de que veamos el desnudo como algo prohibido, tan asociado al sexo que no puede practicarse con tranquilidad, se debe a la represión que tiene la sociedad actual. En lugar de avanzar, en muchos aspectos hemos retrocedido, y en otros, nos estancamos y nos negamos a seguir. Y no conformes con no hacerlo, muchas veces no dejamos que otros lo hagan. El perro del hortelano, que ni come, ni deja comer.

Reivindico pues el derecho al desnudo libre. Incluso por la calle. No me agradará ver a un puñado de tíos desnudos por la calle, pero como ya he dicho, no sería quién para impedírselo. Me reitero en la palabra nudismo. No hablode tener relaciones sexuales en la vía pública. Sonará contradictorio con el tema de la intimidad de la que hablaba antes, pero no puedo considerar igual un desnudo que una penetración. Quizá me equivoque, y en dos pasos se podría hacer (el primero, que la sociedad aceptase el desnudo, y el segundo, que aceptase manifestaciones de amor y/o deseo en público), pero a corto plazo, es inviable. Hay que empezar por abajo, y volver a aceptar el cuerpo humano con naturalidad. Ya sea de mujer u hombre, es con lo que nacemos, es como venimos al mundo, y deberíamos poder decidir sobre nosotros mismos incluso en este aspecto.

Comentarios