Cell

Llevaba tiempo sin actualizar los libros que leo, pero he tenido una época bastante ajetreada. Por lo menos me alegra decir que el libro séptimo de mi reto sea a su vez el que leo en el séptimo mes.

Leí La cúpula. Leí Carrie. Y empecé Cell con la esperanza de disfrutar de una lectura igual de buena. Lamentablemente, creo que este libro es el que demuestra que hasta un genio como King tiene sus fallos. Ojo, que van spoilers.

Y es que esperaba bastante más de esta novela de 2006, en la que se nos presenta a Clayton "Clay" Riddell, un novelista gráfico de Maine, que, justo el día que consigue un buen contrato para trabajar, observa ante sus ojos el comienzo de El Pulso: todo aquel que responde a una llama telefónica cae víctima de la demencia y de impulsos asesinos. En su intento por ponerse a salvo en primera instancia conoce a Tom McCourt y Alice Maxwell, con quienes intentará sobrevivir a los ataques diurnos de "los chiflados telefónicos". La gente normal ya sólo puede desplazarse de noche de forma segura... o casi.

De esta forma, lo que parece una aventura de supervivencia zombi se cuela en una trama con muchos altibajos. Al principio me enganchaba, cuando se trataba de vivir esquivando a los chiflados, pero de ahí termina divagando a una trama lenta, mientras observan el lento cambio de estas no-personas, que empiezan a moverse en rebaños por el día, y escuchan música con equipos que, por algún motivo, aún funcionan.

El libro recupera parte de su intensidad (y debo recalcar que parte) cuando (después de encontrar a un chaval llamado Jordan y al director de la escuela de este), los telefónicos, como se les empieza a llamar, empiezan a desarrollar poderes telequinéticos, así como una especie de conciencia global, que sin embargo no llega a engancharme tanto como me hubiera gustado. Visiones, ser controlados por los seres... Clay lucha contra todo eso en la búsqueda de su hijo, Johnny, y su mujer, Sharon.

Y no tengo mucho que reseñar del libro. Se me ha hecho largo. Muy largo. Tanto que tenía la lectura a medias desde hacía tiempo y decidí ponerme las pilas por lo menos para ver cómo terminaba, obligándome en varias ocasiones a hacer un poco de lectura en diagonal. Creo que el libro, por lo general, está bastante bien valorado, pero desde luego, no es mi lectura favorita del autor. Tiene su estilo narrativo, pero es la narración en sí, los hechos que ocurren que no me llegan a enganchar tanto como las obras anteriores de King que me he leído.

Por lo pronto, voy a hacer una pausa con este autor. Empiezo ahora con la lectura de 1984, de George Orwell. Espero terminármelo en agosto. ¿Seré capaz?

Comentarios