Black Mirror: tercera temporada

Un mes de descanso en el blog. Ya está bien, Felikis, ponte a publicar. Y para ello, Black Mirror, la tercera temporada. Hace ya tres años comenté las dos primeras temporadas. Vamos, las que había. Y es ahora, gracias a Netflix, cuando hemos recibido seis nuevos episodios.

Black Mirror no es una serie. Es LA serie. Vale que hay muchas obras maestras en la televisión, pero pocas que sepan mostrar los tintes oscuros del mal uso de las nuevas tecnologías. Y en esta temporada lo han hecho magistralmente. Otra vez.

Voy a intentar hacer esto libre de spoilers, pero es muy complicado, y no descarto contar algo de la trama que pueda ser spoiler pero es necesario.

Antes incluso de inmiscuirme en estas seis nuevas joyas, quiero hacer un repaso rápido del episodio especial 'Blanca Navidad' ('White Christmas'), emitido en 2014. Un episodio que me quitó el mal sabor de boca que me dejó el episodio que cerraba la temporada dos, 'El momento de Waldo' ('The Waldo Moment', personalmente, es el peor de toda la serie). Pues bien, esa 'Blanca Navidad' nos muestra las historias de dos personas. Una de ellas, uno de los empleados de un nuevo sistema que permite "extraer" una copia de nuestro cerebro y usarlo para programar nuestro propio asistente virtual para las smarthomes. Además de eso, tiene un negocio particular privado, usando las cámaras en primera persona para ayudar a la gente con problemas para socializar a salir a la calle y conocer gente. Su compañero tiene una historia más traumática, pues fue abandonado por su mujer antes del nacimiento de su primer hijo. Pero él estaba obsesionado por conocer a la criatura. Estas historias coexisten en un mundo en que en las pupilas tenemos un software que nos permite "bloquear" a la gente, de tal forma que evitamos verles y oírles.

Fue genial ver cómo aquel capítulo recuperaba el espíritu de los primeros episodios. Y en parte mi alegria, en parte mi miedo, llegó cuando supe que Netflix iba a adoptar la serie, y programaban unos 12 episodios más (sí, 6 ahora y 6 más para una cuarta temproada). ¿Por qué? Porque Netflix hace series muy buenas (pero no todas), pero hay mucha diferencia entre las series estadounidenses (de donde viene Netflix) con las británicas (sí, Black Mirror es very british). Por tanto la combinación podía ser muy buena o un desastre.

Pues no lo fue. Black Mirror sigue fiel a sus orígenes, con Charlie Brooker, su creador original, participando en ella activamente. Y de esa forma, sumerjámonos en la tanda de nuevos episodios.

'Caída en picado' ('Nosedive') abre la temporada con elegancia. El episodio nos presenta a Lacie, una mujer que se la pasa mirando el móvil. Como casi todos hoy en día. Hasta que entendemos de lo que va la vaina. Lacie vive en una versión del mundo en que el status social se mide en base a la puntuación de la gente. Un sistema de puntuación de cinco estrellas que determina si eres una persona que merece la pena o un paria social. Sonrisas, cumplidos, halagos y corrección al hablar marcan las pautas de todo encuentro, a fin de evitar tener una puntuación negativa. Y Lacie se lo curra, es una 4'2, pero necesita más. Y ve su momento cuando una amiga de su infancia, una 4'8 (la élite) la invita a su boda. El título del episodio nos explica qué ocurre a partir de ese momento.

El segundo episodio se titula 'Playtesting'. Y eso es, literalmente. Bueno, no mucho. Primero tenemos que conocer a Cooper, un americano con afán de viajar. El hombre perdió a su padre, y la relación con su madre no es buena, así que tiene la excusa perfecta para salir. El problema viene cuando, al llegar a Reino Unido, se queda sin dinero. Pero no pasa nada, pues ha encontrado un trabajo rápido para conseguir dinero: ser betatester de un nuevo juego de realidad virtual. Un juego de terror en realidad virtual, para ser exactos, y no ya con unas gafas, sino con un implante cerebral. Y que se alimenta de nuestros propios miedos para personalizar la experiencia. La ostia. Y literalizando lo de "enfrentarnos a nuestros propios miedos".

Si podemos usar el término midseason para una serie que te han dado todos los episodios de una tacada, ese episodio es 'Cállate y baila' ('Shut Up and Dance'). Kenny es el típico muchacho cuya hermana le coge el portatil y al instalar una mierda para ver series gratis, lo infecta con un virus. Nada muy fuera de lo habitual. Kenny logra reinstalar su portátil. Pero el virus no ha desaparecido. No el gordo del asunto. Unos hackers tienen acceso a su portátil, y le exigen su número de teléfono para seguir con su extorsión: tienen un vídeo de Kenny "dándose placer" con contenido ilegal en su portátil, y lo difundirán en caso de que no obedezca. Kenny, en ese momento, se irá cruzando con otras personas víctimas del chantaje de estos hackers. ¿Lección del episodio? Nunca se debe ceder a un chantaje.

Pensándolo bien al llegar al cuarto episodio, sí que podemos hablar de "segunda parte de la temporada", pues los tres siguientes episodios cambian la tónica de los anteriores. De hecho, no me extraña que 'San Junípero' ('San Junipero'), que en teoría iba a ser el primer episodio de la temporada, quede ahora aquí, cuando ya estamos dentro de la serie, pues posiblemente no veríamos el resto de la tanda episódica. No es que el episodio sea malo, sino que cambia mucho el mensaje de la serie, mostrando que la tecnología también puede ser nuestra aliada, en medio de la historia de amistad y amor de dos chicas que se conocen y se van encontrando a lo largo de las décadas en los sábados noche. Insisto, un episodio precioso, incluso su final es bonito. Pero no llamaría a seguir, personalmente, con el resto de la temporada si te lo ponen nada más empezar.

Claro que la tecnología no sólo está cambiando nuestra forma de vivir. Tiene infinitas aplicaciones, como la militar. Y eso es lo que tenemos en 'La ciencia de matar' ('Men Against Fire'). Stripe es soldado en un ejército que utilizan "máscaras" que les permite comunicarse, ver planos de zonas en 3D... Y una de las guerras que deben luchar es contra "las cucarachas". No el insecto, sino una especie de monstruos humanoides, que parecen ser sádicos, violentos, rateros, y de escasa inteligencia. ¿Y qué ocurre cuando nuestro sistema empieza a falalr y vemos cosas que no son? Stripe aprende esa lección en un duro episodio, que todo sea dicho, me ha recordado un poco al punto que llegan las películas de The Purgue.

Pero como cantaba Nelly Furtado, todo lo bueno tiene un final, titulado aquí 'Odio nacional' ('Hated in the Nation'), el episodio con más duración de la temporada (hora y media). Un ataque directo... a los ataques directos en Twitter. En esta historia, las personas en Twitter que son señaladas, y que reciben amenazas de muerte (lo típico), empiezan a morir. Esta historia se une con las consecuencias del copalso de colonias de abejas, que decidió arreglarse a base de la creación de pequeños drones con forma de abeja, capaces de autorreproducirse y polinizar. ¿Qué pasa cuando se pierde el control del sistema? Drones, hacking, Twitter, CCD... Un combo explosivo que nos podría pillar más cerca de lo que creemos.

En resumen, una temporada de diez. Unos episodios brillantes, una narración bien conseguida, unos efectos especiales (cuando son necesarios) buenos, y sobre todo esos what if que nos dejan pensando. Y no me gusta verlo como piensan que "es que Charlie Brooker es un tecnófobo que bien que le gusta usar Netflix para lucrarse". No. Es más un simple toque de advertencia. Un llamado a que seamos responsables con las tecnologías. Son unas herramientas maravillosas. Pero como toda herramienta, hay que usarla bien.

Recomiendo encarecidamente su visionado. Da igual el orden, son episodios autoconclusivos. Pero echad un vistazo. Disfrutadla como si de un maratón de películas se tratase (se puede hacer).

Veamos... ¿cuál sería mi top de episodios de la serie?

1. 15 millones de méritos (Fifteen Million Merits) S1E2
2. Odio nacional (Hated In The Nation) S3E6
3. El himno nacional (The National Anthem) S1E1
4. Blanca Navidad (White Christmas) S3E0
5. Playtesting, S3E2
6. Tu historia completa (The Entire History of You) S1E3
7. Cállate y baila (Shut Up And Dance) S3E2
8. Oso blanco (White Bear) S2E2
9. Caída en picado (Nosedive) S3E1
10. Ahora mismo vuelvo (Be Right Back) S2E1
11. San Junípero (San Junipero)
12. La ciencia de matar (Men Against Fire)
13. El momento Waldo (The Waldo Moment)

Ojo, que no significa que unos episodios sean mejores que otros... salvo 'El momento Waldo', que seguirá bajando en la lista según haya más episodios. Así que insisto, os insto a verlos y juzgar por vosotros mismos. A mi la temporada me ha dejado muy satisfecho. Black Mirror ha vuelto más Black Mirror que nunca.

Comentarios