Sobre los 'contenidos en televisión no aptos para menores'

El otro día, en el portal de noticias de televisión FormulaTV, leí un titular de esos que me hacen reflexionar: El 78% de los contenidos televisivos no son aptos para menores. Resulta que una de esas asociaciones que hay por Cataluña analizó 63 programas de TV emitidos en La1, Antena 3, Telecinco, MTV, etc. y 49 de ellos, emitidos en el horario reforzado (léase de 17.00 a 20.00) y que no son para niños.

La última vez que hablé de algo referente a la infancia fue con el tema de los campamentos, enfocándome sobre todo en los padres, esta vez voy a ser algo más bilateral, y quiero verlo desde el punto de vista del empresario y del padre.

Comencemos por el empresario, la cadena que emite los contenidos. Ante todo, una cadena de televisión, es un negocio, sobre todo la privada. La pública... Las cadenas privadas necesitan emitir contenidos que sean vistos para ganar pasta que los rentabilice a base de publicidad, etc. El horario de 17.00 a 20.00 es, si no erro, de las que más audiencia tiene. Y entiendo que una cadena no pueda emitir dibujos animados toda esa franja, porque adiós dinero. Los padres ni de coña aguantan tanto tiempo viéndolo. No es rentable emitir específicamente contenidos para todos los públicos.

Pasemos ahora por los padres. Yo entiendo que un padre pueda estar preocupado, que esté preocupado por "es que en la tele, el otro día dijeron hijoputa y claro, el niño lo aprende..." o "fuimos a cambiar de canal y había dos en la cama y..." (dejemos aparte los que se quejan de que aparecían dos personas del mismo sexo besándose, eso no es impropio para los niños, es homofobia). No es sano que niños de 6/7 años crezcan viendo eso, a mi, el día que me toque, seguramente tampoco me hará gracia.

Mirad, una vez, tomando una en el bar, estaba con dos tíos míos. Mis primos, menores, se sabían al dedillo los diálogos de los episodios de 'La que se avecina'. Uno se preguntaba cómo es que le dejaba ver eso a sus niños, y el otro decía que de nada servía impedirselo, porque terminarían haciendo lo que les diera la gana. Y creo que ahí radica el quid de la cuestión.

No voy a juzgar cuál de los dos tenía razón, yo no soy quién pero sí creo que ahí podríamos empezar a ver la solución a esto. Por un lado, considero que con la TDT, la televisión ha cambiado a peor porque se ve como el culo en la cantidad de contenidos disponibles. Me explico. Además de las cadenas principales, hay un montón de temáticas: infantiles, como Clan y Boing; entretenimiento, como FDF y Neox; documentales, de cine... una gran selección podríamos decir. ¿Por qué entonces no se hace cambiar? Intentar que el niño vea algo más acorde.

O incluso, y esto hay que decirlo apaga la puta tele que no está para educar a tu niño. Se le pueden exigir que aflojen un poco con lo que emiten, eso no voy a negarlo, pero si lo emiten y no te preocupas por que tu hijo no lo vea, no te quejes. Ahí sí tiene culpa el progenitor: "no, le pongo enfrente de la tele y así no da la lata". Poca educación te dieron a ti...

Y si no, hay otra opción. Como ya he remarcado lo que dijo mi tío: es difícil controlar lo que hacen, terminarán haciendo lo que les salga de las narices, son niños. Pues lo que se puede hacer, en caso de pillarles viendo según que cosas, es no regañar, sino intentar explicarle lo que realmente está viendo. Es algo complejo, yo admito que si pillo a un niño viendo una serie de televisión que en cierto momento se ponen a follar en la cama, perdón por la expresión, no sabría como hacer que lo viera de un modo no drástico. O una serie de criminales que hay disparos, vale, sé que es difícil, pero nadie nace sabiendo. Quizá cueste, pero creo que es otra vía posible.

Aquí alguno dirá "¡pero como le vas a explicar eso a un niño de 6 años, puto loco!". Pues podría estudiarse la posibilidad de empezar antes a explicar en el sistema educativo, esto es una propuesta gratuita para la reforma que nos va a joder a todos,ir incluyendo antes el tema de la reproducción para los niños. No digo hablarles de condones, no digo hablarles de píldora del día después, pero los niños vienen cada vez más precoces, pierden la inocencia cada vez antes, por ese hermano mayor, ese primo, ese niño mayor que hay en el parque y sabe mucho, ese drogadicto del banco... Que la tele es sólo el 50% de esa información que reciben (así, inventándome la estadística como hacemos todos).

No hay, creo yo, mejor forma de proteger a un niño de esos temas, que explicárselo de buena forma, con palabras simples y no soeces. Buenos días, y feliz fin de semana.

Comentarios