Los renglones torcidos de Dios

Los renglones torcidos de Dios, de Torcuato Luca de Tena, novela que me prestó hace poco mi amiga @Babette_19.

El planteamiento de la novela es bastante bueno, y el nivel se mantiene hasta el final. Alice Gould, detective privada, se las ingenia para ingresar en un manicomio y buscar ahí al asesino del padre su cliente. Pasemos a los SPOILERS.

Con esto, nos metemos junto a Alice (o Alicia de Almenara, nombre a recomendación de los médicos para evitar que destaque entre otros locos -quienes podrían tomarlo a mal-) en las entrañas del manicomio.

La novela es bastante entretenida. Al principio nos topamos con las apariciones de diferentes enfermos, cada uno con un comportamiento diferente, a cuál más sorprendente. Incluso los que parecen más estables tienen sus erupciones. Sin embargo, Alice logra adaptarse, con cierta falta de comodidades, y entablando amistad sincera con uno de ellos. A su vez, se encariña con alguno de ellos, y su inteligencia y carisma encandila a varios responsables del centro.

Pero al mismo tiempo, cae una gran duda sobre qué ocurre realmente con Alice Gould, de manos del director del centro, Samuel Alvar: ¿está Alice realmente investigando, o se trata de una verdadera paranoia? Éste el el punto clave del libro, ya que dese entonces, el entredicho acerca de la estabilidad emocional de Alice es el gran aliciente del mismo.

Encuentro la novela muy interesante, y el final, cuanto menos... como un jarro de agua muy fría en pleno invierno. No por ser malo, sino por el desenlace en sí que tiene. Luca de Tena, ¿por qué?

Con todo, aplaudo al autor del libro, quien pasó 18 días ingresado por voluntad propia en un centro de este tipo para escribir la novela. Maestro.

Como nota, si a alguien le da pereza leerse el libro: uno, tú te lo pierdes. Dos, hay una versión cinematográfica, de 1983, hecha en México.

Recomiendo encarecidamente su lectura. Entretiene, engancha, y te hace pensar un buen rato. Y te hace desear una secuela...

Comentarios