Sexismo



Hoy me voy a mojar, y no es que me hayan retado para el Ice Bucket Challenge, sino por un tema en el que, seguramente, voy a meter la pata hasta el fondo. Pero de perdidos al río. El sexismo, más concretamente la discriminación a la mujer. También existe hacia los hombres, pero es inversamente proporcional. O al menos, no resulta tan llamativo para llenar un hueco en el telediario.

Lo primero que veo necesario destacar es que vivimos en una sociedad sexista. Quizá no tanto como en el franquismo, pero no podemos negar que la "civilización moderna" se ha construido sobre los cimientos de aquella otra en que la mujer no podía ir a votar, normalmente trabajaba en casa cuidando de los hijos, y que un hombre religioso le pegaba impunemente una ostia a la mujer por servirle fría la sopa.

En comparación hemos mejorado bastante pero sigue habiendo resquicios, y personalmente encuentro algunas incongruencias. Quizá es que no me haya parado a pensarlo lo suficiente... y no lo voy a usar como excusa para lo que viene a continuación.

Llevo unas semanas con la página principal de mi Facebook con mucha campaña contra la palabra "puta". En el contexto de "mujer que viste de forma atrevida o se acuesta con quien le da la gana". De acuerdo, estoy totalmente a favor. No creo que compartir las fotos en la red social vaya a servir de mucho, pero apoyo la iniciativa. El problema que veo es que este tipo de mensajes suele ir como toque de atención hacia los hombres, perooooo... ¿y de las propias mujeres?

En nuestra imperfecta sociedad, el tío que se acuesta con todas es un héroe, y la que se acuesta con todos es una guarra. Es una perfecta incongruencia si queremos hablar de igualdad. Y si partimos de la base de que cada cual haga con su cuerpo y con su cama lo que le de la gana, o todos héroes o todos guarros. El problema viene cuando, entre los tíos, se habla de que "ese es el puto amo, se ha tirado a toda la discoteca". Muy rara vez... o más bien nunca, he escuchado eso como algo negativo hacia el hombre. Y esto va a sonar machista, pero no voy a contar las cosas de la forma que no he visto: he visto tías criticando, tachando de puta "a la que se ha tirado a toda la discoteca". ¡¿Qué mierda es esto?! Es decir... hay muchas que aún ven la libertad sexual como algo negativo, malo, pecaminoso... es falta de respeto hacia ese modo de vida.

Señores, señoras... esto va por ambos bandos: hay que respetar los cuerpos de los demás. Y su forma de actuar a la hora de emplearlo. Eso no implica que una mujer libre esté obligada a tirarse a todo su pueblo. Una mujer libre tiene que tener derecho a decidir si lo quiere hacer o no. Y si decide que no, obviamente, no criticar a las que sí. Ni a la inversa (matizando: un respeto por la gente que tiene pareja). Del mismo modo, hombres: la mujer asimismo tiene derecho a decidir con quien quiere y con quién no mantener relaciones. Y no es criticable (porque muchas veces los hombres somos más selectivos, todo hay que decirlo). Me parece interesante recalcarlo, el apelativo "puta" suele ir unido a la criba que realizan las mujeres. Más o menos como la gran mayoría de hombres practican.

Aquí se mezcla con la fetidez del conservadurismo, ese hedor que se respira en las calles. Sí, lo desprecio. Hace poco, la actriz Mayim Bialik (Amy Farrah Fowler en la sitcom The Big Bang Theory) perdió mi respeto. El 50% lo perdió cuando apoyó al ejército judío, de lo que no voy a hablar ahora. Y el 50% restando lo ha hecho con los vilipendios hacia Ariana Grande y la serie "Masters of Sex". A la primera la criticó por una promo de la cantante, asegurando que "Basándome en el anuncio, vende lencería". Acojonante. Es otra parte del sexismo, y este se nota más generalizado entre hombre y mujeres, hablando de las chicas por su forma de vestir. Ahí el pensamiento es unánime: "vaya guarra". A ver, yo no entiendo de modas. No llevo pantalones cagaos ni sudaderas XL cuando calzo una L. Ni me lo pondría. Un primo mío sí llevaba lo primero, y se quejaba. "Pues ponte cinturón", le decía yo. Pero allá él... si quería ir tropezándose con el pantalón.

¿Quién era yo para corregirle? Él mismo. Y lo mismo con la que le da por salir con shorts y una camiseta ajustada que le cueste respirar. Aunque visualmente nos puede resultar desagradable con según qué personas que siguen estando en su derecho de llevarlo. ¿No te gusta? Pues mira para otro lado. Y si no puedes evitar la risilla... todos somos humanos. Esto es aplicable al famoso escote masculino. No sé a quién se le ocurrió. Aunque me lo imagino, a un "mazao" del gimnasio. Y no es mi prenda ideal, pero no me importaría ponerme en una ocasión una camiseta así. Porque no tengo un cuerpo diez. Tengo un cuerpo seis como mucho. Y me la pela, de momento no voy acomplejado. Podría llevarlo, aunque insisto, no es la ropa que más me apetezca comprarme. Pero sería libre.

Aquí se entraría en la polémica de que la publicidad es más sexista cada vez. Eso entra en conflicto. Pero es un tema a resolver con esa industria. Por un lado, entra el hecho de si una mujer está cómoda posando en ropa interior o no. Por el otro, que "las que salen siempre tienen unos cuerpos de escándalo que hace que las que no lo tienen se sientan inferiores". Pues vale. Puede que razón no le falte, pero es que el ser humano siempre ha buscado el prototipo de belleza. Joder, hay obras... cuyo nombre no me acuerdo, en el que la belleza de la mujer era la que "tenía carnes" y no el 90-60-90 que se busca ahora. Que la publicidad influye, pero no es el único factor.

Por cierto, dos notas más acerca de. Sobre el conservadurismo... cuanto más conservadores aparentan ser, más liberales son en realidad. Sobre el anuncio de "Masters of Sex"... como digo siempre: que la tele no está para educar a los hijos, y este post no es para hablar de eso.

Con cosas como esta se me viene a la cabeza el personaje Natalia Cuesta de la extinta Aquí no hay quien viva. El defecto de ese personaje, porque se le puede sacar, no era el hecho de que quisiera yacer con X hombre, sino que siempre fuera a por uno que ya tenía pareja. Dentro de que no considero que en una pareja las personas se pertenezcan mutuamente (no puede existir posesión sobre un ser humano), sí consideraba irrespetuosa hacia el personaje de Lucía ese comportamiento para quitarle al novio. Lo mismo a la inversa: esos hombres machos alpha que no les gusta el "no" por respuesta y van "pico-pala". Por lo general, para que el novio la pifie y poder encestar ellos. Esa actitud sí la considero reprobable.

Otra frase que me ha llamado la atención es la de "no quiero tu piropo, quiero tu respeto". Me imagino que no hay que generalizar, pero por si acaso, vamos a hacer nuevamente toque de atención a hombres y mujeres. Hombres: "Niña, ven p'acá que te viá comé tó lo negro" NO ES UN PIROPO. Es una falta de respeto a las mujeres y deberían establecerlo como delito tipificado. El problema es que esto ha provocado que ya hay chicas que la más mínima palabra bonita ya la interpretan como un acto de acoso de un depravado sexual. A ver, yo sé que si me lo currase podría ser un maldito gentleman, pero no me va ese rollo. Pero yo soy el primero que se da cuenta de que se pueden decir piropos sin que haya una segunda intención. Es más: puedo afirmar que se puede decir un bonito piropo a una mujer, sin faltarle el respeto, y al mismo tiempo dejando claro que puedes tener más intenciones con ellas. Suena a oxímoron, pero se puede. Obviamente, no voy a poner un ejemplo. No salgo con los piropos "precocinados", tienen que ocurrírseme en cierto momento y matizarlo bien, pero se puede. Y como nota: no se puede tener la poca vergüenza de exigir respeto hacia la mujer y luego ponerte a perrear con el reguetón. Y de ahí no me bajo. El reguetón es una falta de respeto hacia la mujer como persona, es denigrante, peyorativo, y no lo pueden usar en Guantánamo para torturar presos porque está prohibida la tortura psicológica en los Derechos Humanos.

Quería hacer una reflexión final, pero al final van a ser dos. La primera, en el post queda reflejado en cierta manera que me he criado en una sociedad sexista. La mayor parte de los ejemplos que he puesto siempre han sido poniendo primero a la mujer y luego al hombre. Podría editar el texto, modificarlo, pero no voy a pecar de hipocresía. Algún motivo habrá para que, "por defecto", haya hecho las comparaciones de ese modo. Pese a lo cual, no voy a considerarme machista por este caso aislado. Que dicen que "se puede ser machista sin saberlo", os aseguro que no es mi caso. Yo he crecido rodeado de mujeres trabajadoras y totalmente capaces.

Con esto a veces me planteo (mira, ya van a ser tres reflexiones. Es lo que tiene escribir sobre la marcha) los límites. Sobre todo en el humor. Yo por ejemplo he visto a Santi Rodriguez hablando (parodiando) de cómo es ir de compras con la parienta. O a Ana Morgade diciendo: "Yo era mala mala mala... Yo era Angela Merkel. EN MUJER". Sí, sobre el tema de chistes de hombres, chistes de mujeres... ¿es para tanto? ¿Es para tanto? A ver, no conozco (ya quisiera yo) a estos humoristas en persona, no se cómo son, cómo viven... Pero no me parece que vayan con el intento de ofender. Y hay chistes que se pueden contar en un momento aislado sin que tengan connotación sexista. Claro que... no ofende quien quiere, sino quien puede.

Y ya sí que sí, definitiva. Una reflexión. El punto débil de toda campaña anti-sexista. El lenguaje sexista. Concretamente, esa soberana tontería, diciéndolo suavemente, de que no se debe emplear las palabras masculinas para agrupar también al género femenino. Vamos a ver... puedo entenderlo en los sustantivos. Juez/Jueza. Profesor/Profesora. Piloto/Pilota (no sé si esta existe, pero yo la dejo caer, es tan válida como Portero/Portera). Vale, como debe ser. Sin problema pero eso de:
El profesor que dice: "Vamos todos al recreo". Y las niñas preguntan "¿Y nosotras qué?".
Uuuuuuy. Que tenemos mucho tiempo libre me parece a mi. Personas que me leen: no existe "tode, todes" como neutro. No existe "niñe, niñes" como neutro. Existe forma masculina y femenina, sin neutro, para muchas palabras. Y si "por defecto" se emplea el masculino como "abarcador", son las actuales normas de la lengua. La RAE actualmente da por inválidas expresiones como "alumnos y alumnas". A día de hoy. El lenguaje, no me olvido de que no deja de ser algo evolutivo (o involutivo si mpzamos a scrivir com si furams gilipoyas), lo que no implica que de aquí a un tiempo se admitan, o se cree la forma neutra para los sustantivos. Pero ni es algo que vaya a ser de un día para otro, ni se puede ir tachando de machista a quien emplea esas expresiones. No se... creo que hay mejores formas de invetir el tiempo para erradicar el sexismo. Opino al menos.

Pues esta era la reflexión que me apetecía compartir con vosotros (abarcando ambos géneros). No sé hasta que punto estaréis de acuerdo o pensaréis que me equivoco. Pero allá cada cual.

Comentarios