El valle del Terror



Aunque no me va a dar tiempo a completar el reto de los doce libros, por lo menos he logrado completar otra lectura antes de que termine el año. "El valle del Terror", escrito por Arthur Conan Doyle, es una de las cuatro novelas sobre Sherlock Holmes. O al menos la mitad de ella. Una historia dividida en dos mitades, la del tiempo de Holmes y la que nos presenta la historia que desencadenó la primera parte.

El argumento inicial es de lo más normal: Sherlock Holmes es contratado para resolver el asesinato de míster Douglas, para resolver el cual debe trasladarse a Birlstone en compañía del doctor Watson. Curiosamente, al día siguiente del asesinato, la viuda de Douglas es vista riéndose con el criado. Pero no todo es lo que parece. El argumento de la segunda parte nos narra una parte de la vida anterior de míster Douglas.

De esta forma tenemos la doble historia. No hay duda de que su punto fuerte (o al menos que más me ha gustado) es ver al Sherlock original trabajar en sus casos, algo que de vez en cuando se agradece (disfruté como un enano con la adaptación de Granada TV de sus casos). La narración de Watson es brillante. Además, nos presenta en retrospectiva al profesor Moriarty (cronológicamente se sitúa tres años antes que el relato "El problema final", aunque este relato se publicó muchos años antes). El caso queda muy bien montado, con unos personajes que, si bien no son geniales, funcionan perfectamente en la historia, la cual nos otorga un final sorprendente, y, a pesar de lo que parece del resumen previo, para nada obvio.

La resolución es la que nos lleva a conocer de esta forma el pasado de míster Douglas, conocido por otro nombre cuando residía en Estados Unidos y fue hacia el valle del Terror para unirse a una banda de criminales. Como ya digo, esta segunda parte no tiene a Holmes, pero cuando te metes en la historia resulta interesante ver cómo fue su convivencia con esa especie de secta que era su logia de Hombres Libres. Del mismo modo que el anterior, desemboca de la manera más sorprendente.

Una lectura recomendada, un libro breve (unas 300 páginas) pero intenso con un par de historias que merecen la pena ser leídas. Y del mismo modo, procuraré devorar otro libro antes de que termine el año.

Comentarios