Guerra Mundial Z (2013)

SPOILERSLa siguiente entrada contiene posibles SPOILERS sobre el tema a tratar. No lo leas si no quieres que te lo destripe.

Guerra Mundial Z, película de este año protagonizada por Brad Pitt (entre otros) y dirigida por Marc Forster.

Si bien muchos no tenían sus esperanzas puestas en esta película, personalmente me ha gustado. Como ya he dicho varias veces, soy fan del género zombi (Highschool of the Dead, The Walking Dead) y esta película no ha sido una excepción.

Un buen consejo, creo yo, para disfrutar de la película, sería olvidarse del libro. Sí, existe una novela, pero esta versaba sobre entrevistas a supervivientes sobre diferentes épocas del conflicto. La película hace un seguimiento del personaje de Brad Pitt, por lo que es mejor considerarla como lo que es: una película en la que hay que sobrevivir de los zombis, con un guión propio.

Así que, como siempre, hago una ALERTA DE SPOILERS para ir revisando la película.

Tras unos breves minutos en que observamos la tranquila vida de Gerry Lane (Brad Pitt), no tarda en empezar la acción de la película cuando, tras un atasco multitudinario, empieza la destrucción de la ciudad. Un policía es arrollado por un camión segundos antes de que todo el mundo se ponga a correr, siendo atacados los zombis, pero Lane y su familia logran escapar.

Esta forma de empezar me encanta. Ofrecen unos pocos minutos de tranquilidad, y la acción surge de la nada, sin alertas previas. Esto me recordó a otra película del género, Amanecer de los muertos (2004), en la que la infección también surgía sin acontecimientos previos.

La hija de Lane sufre un ataque de asma, y no tiene la medicación cerca (esto se veía venir, la verdad). Logran llegar a un supermercado, donde, milagrosamente, en lugar de ser víctimas del egoísmo de la gente, Lane obtiene sin problemas la medicina para su hija. Al tiempo, Lane recibe una llamada de su antiguo jefe de la ONU, para que vuelva a cooperar con ellos, a cambio de refugio para su familia.

Antes de que pasen a rescatarles, los Lane deben refugiarse en unos apartamentos, en casa de unos desconocidos. Aquí hubo cierta polémica con el doblaje: la familia en cuestión es latina, y hablaba español en el original, pero aquí los doblaron como portugueses (el niño de la familia hace de intérprete). Y la verdad, que un español no entienda las frases portuguesas de la película... queda extraño.

El caso es que al final, cuando se van los Lane, los zombis atacan el edificio, y toda la familia latina, salvo su hijo, es atacada. Aquí, Lane también es atacado por los zombis, y parece ser mordido, pero milagrosamente, no se convierte. Finalmente, son salvados por el helicóptero, y llevados a una base encima de un portaaviones.

Thierry, que así se llama el antiguo jefe de Lane, le encarga ir con el virólogo a Corea del Sur, donde habían empleado por primera vez el término "zombi" para referirse a la plaga. Como nota, entre los diálogos que tienen los encargados de telecomunicación e informes de la base, descubren que se ha calculado que un 5% de la población es inmune, lo cual podría explicar por qué Lane no se convirtió.

En Corea, el vorólogo se suicida accidentalmente, pero Lane es informado de que en Jerusalén se había establecido una zona de seguridad justo antes de la epidemia. También se descubre que a las criaturas las atrae el sonido, algo crucial, pues en el momento de vuelta, la mujer de Gerry Lane le llama al teléfono, si bien finalmente logra huir en el avión.

Otro dato a notar es el comportamiento de los zombis, ya que, más que intentar comerse a los humanos, tratan sólo de infectarles. Esto pudo verse en la ciudad, cuando un zombi muerde a un humano, y tras ello, se aleja de él a buscar más víctimas. Esto me recuerda a otra novela, Soy leyenda (que no tiene que ver con la película de Will Smith).

Jerusalén es el sitio más curioso de la película. El líder del Mossad, Warmbrunn, le dice que habían interceptado comunicaciones de pueblos que ya estaban luchando con los muertos, por eso habían logrado amurallar la ciudad a tiempo, y dejaban que todo aquel que no estuviera infectado entrase a por refugio, sin importar nacionalidades o religiones. Pero los micrófonos de los cánticos propios de cada uno atraen a los zombis, trayendo una de las escenas más recordadas, que es la torre de zombis asaltando la muralla.

La verdad esa escena da que pensar, porque, según van saliendo nuevas películas, los zombis son más rápidos, y parece que empiezan a desarrollar inteligencia. ¿Podríamos ver en breve una película en la que las criaturas no muertas ganasen la batalla?

Lane empieza a huir cuando los zombis infectan el sitio, y escapa junto a una soldado en un avión. Esta soldado también evitó convertirse. Pero el avión es asaltado por un zombi que había oculto en la cocina. Lane pone una bomba, provocando que el avión reviente. Eso sí, con la magnitud correcta para despresurizarlo, y que los zombis salgan por los aires, y golpeándose finalmente contra el suelo.

Personalmente, pensé que aquí terminaría la película, pero no, descubrimos que Lane y la soldado continúan vivos y que aún queda un poco de película. Qué voy a decir, hubiera sido un buen final para la película, pero como me ocurre siempre con el género zombi, me quedo con ganas de más, así que fue una bendición que quedara otra media hora.

La familia de Lane, que ya no tiene contacto con él, y por ende, se le cree muerto, pierden su derecho privilegio de permanecer en el barco (políticas exigentes), mientras Lane y Segen (así se llama la soldado) llegan a la OMS en Cardiff. Allí, Lane desvela que tiene una teoría: tras haber observado que hay humanos a los que los zombis no atacan, cree que esto puede deberse a que dichos humanos tuvieran una enfermedad terminal, la cual no es apropiada para que los virus. Así que, en una arriesgada misión suicida, logra meterse por los pasillos de la OMS plagados de zombis e inyectarse una enfermedad peligrosa, que hace que pueda pasar entre ellos.

Con esto logran desarrollar una vacuna que sirve para poder pelear contra los zombis, mientras Lane regresa con su familia, y en voz en off, dice que la batalla aún no ha terminado.

Como ya he dicho, me ha gustado. Brad Pitt es un actor que ni me viene ni me va, es decir, que me sería irrelevante quien la protagonizara para yo disfrutar de la película (aplicable a cualquier película que vaya a ver). Aún así, no quiero desmejorar su actuación, ha hecho un buen trabajo. Recomendada para aquellos que les guste el género.

PD: me ha servido para aliviar un poco el 'mono' que tengo con el género zombi, ya que hasta octubre no tendremos una nueva ración de 'The Walking Dead'. :(


otras películas comentadas en el blog:

Comentarios